Plantas útiles

Uno de los estudios más detallados sobre el desarrollo de la agricultura en México se efectúo en el Valle de Tehuacán, en el estado de Puebla, durante la década de los años sesenta. La presencia de semillas de chile y aguacate silvestre sugiere que tales plantas fueron recolectadas y después cultivadas alrededor del año 2000 A.C. Este avance fue fundamental para el florecimiento cultural de los pueblos de Mesoamérica. De acuerdo con un muestreo de la vegetación mexicana, existen al menos 7000 especies de plantas que pueden utilizarse en diversas industrias como la textil, la cosmética, la farmacéutica o la alimenticia. La lista de las especies vegetales útiles para el hombre es interminable. Se pueden emplear en su forma original – por ejemplo, las plantas, semillas y frutas comestibles –, o en forma procesada, como el látex o el papel. No todas las plantas útiles necesitan estar domesticadas; algunas, como los quelites y los romeritos, aprovechan las milpas para crecer. Las posibilidades de aplicación de muchas plantas silvestres son inagotables, como lo ha demostrado el descubrimiento reciente de los usos de la jojoba en cosméticos o el barbasco en la medicina. Debido a este potencial, es muy importante conservar e investigar la enorme diversidad de las plantas mexicanas y su posible aprovechamiento sin exterminarlas.

Achiote.
Es un árbol de hasta 7 m de altura, con hojas en forma de corazón. Su madera es blanca y con espinas, sus frutos suelen estar forrados de unas espinas muy delgadas. Florece principalmente de Septiembre a Diciembre. Sus semillas son una importante fuente de pigmentos naturales, con los que se da color a alimentos y telas. Se usa tradicionalmente en la cocina del Sureste como condimento de la cochinita pibil y otros sabrosos platillos regionales. Crece principalmente en los estados de Yucatán, Campeche, Quintana Roo, Chiapas y Tabasco. Los mayas obtenían de esta planta el pigmento rojo.

Cacao.
Es una de las plantas americanas más famosas, debido a que de sus semillas, que se dan en mazorca, se obtiene el chocolate. Es un árbol que alcanza 8 m de altura, de hojas grandes y flores amarillentas que se producen durante todo el año. Se cultiva intensamente en regiones calientes y muy húmedas de Tabasco y Chiapas. En tiempos prehispánicos era tan apreciado, que sus semillas se usaban como moneda. Los conquistadores quedaron sorprendidos de que con una taza de chocolate podían obtener energía para caminar toda una mañana.

Candelilla.
Es un arbusto de 50 hasta 100 cm de altura; sus tallos cilíndricos tienen una capa de cera que las cubre por completo. En todas sus partes verdes contiene un abundante líquido lechoso. Prospera en altitudes entre 1000 y 2800 m, en los estados del norte de la República Mexicana. Es común en las zonas más áridas, desde Chihuahua y Tamaulipas, hasta Aguascalientes e Hidalgo. En Coahuila, donde la planta crece en abundancia, se explota a gran escala para la extracción de cera de excelente calidad. Aún se usa localmente como laxante.

Amaranto.
A esta planta también se le conoce como blodo, alegría o huautli. En estado silvestre crece en claros y praderas o en lugares alterados por el hombre, pero también se le cultiva intensamente en algunas regiones del centro de México. Sus hojas, llamadas quelites, se aprovechan en diversos guisos tradicionales, y sus semillas se consumen como dulces y harinas. Esta planta es muy nutritiva, pues tiene más proteínas que el trigo y el maíz. En la época de los aztecas se consideraba sagrada y se hacían figuras con su harina, razón por la que los misioneros españoles prohibieron su cultivo.

Jojoba.
Es un arbusto de 2 a 5 m de altura, de hojas gruesas. Florece de Diciembre a Julio; produce frutos del tamaño de una nuez. Crece en las zonas áridas del norte de Baja California y Sonora. Es un buen forraje para el ganado. El aceite que se extrae del fruto se utiliza ampliamente en la industria lubricante de maquinaria y en las industrias farmacéutica y de cosméticos. También se emplea como tónico capilar. Su aceite sustituye ventajosamente al que antes se obtenía de las ballenas.  

Vainilla.
Del fruto procesado de esta planta se obtiene la vainilla, esencia utilizada en la dulcería y la perfumería. La vainilla tiene además propiedades tónicas y excitantes. El nombre náhuatl tlilxóchitl, que significa “flor negra”, hace alusión a las vainas que se ponen negras y emiten su deliciosa fragancia. En sus selvas nativas, la planta de vainilla comienza su vida en el suelo; posteriormente, los tallos trepan como enredaderas en busca de luz hacia las copas, donde florecen. Debido a que la polinización natural se da sólo raramente, los cultivadores llevan a cabo manualmente la fertilización de cada flor.

Maguey.
En nuestro país existen más de 100 especies de maguey, tanto en estado silvestre como cultivadas. Se trata de una planta suculenta, es decir, que almacena agua. La disposición de sus hojas puntiagudas, en forma de corona, le permite recolectar agua de lluvia y defenderse de animales. De él se extraen materias primas para alimento, bebida, papel, construcción de casas, cuerdas y fibras. La especie más cultivada es el maguey de pulque, del que se obtiene el aguamiel. Esta bebida puede ser consumida al natural, o fermentada para obtener el pulque, o bien destilada para obtener el tequila.


  
Fuente: Bancomer – Álbum de la Naturaleza de México, p. 46 – 47.










Comentarios

Lo más popular de la semana

Principio de Excepción

Análisis de Amparo Dávila – Alta Cocina