Arsenal. Bombarderos de Londres. Rivales


El dominio de Inglaterra ha sido muy cerrado. Entre Arsenal, Liverpool y Manchester United hay una similitud: el rojo de sus playeras; pero innumerables pleitos y pasión en encuentros muy memorables entre ellos. El Derby de Londres es frente al Tottenham, un club con apenas dos ligas en su vitrina, pero que defiende su orgullo ante los gunners.


Caudal enemigo.
Pese a que el Arsenal cuenta con veinte temporadas más que el Tottenham Hotspur en Primera División, el enfrentamiento entre ambos es un juego aparte en el calendario futbolístico. El ‘Derby del Norte Londinense’ es de los más antiguos en Inglaterra y toma cada vez más fuerza no obstante su longevidad. Es tan importante el clásico para los aficionados, que el día del juego cierran varias calles y se pinta la ciudad con las playeras rojas y blancas, los colores del Arsenal y Tottenham, respectivamente. Incluso cuando en una campaña el Arsenal le gana al Manchester, al Liverpool, al Chelsea y al Spurs (como le llaman al rival de la zona de la ciudad), se abre una votación donde la afición participa para determinar la victoria más importante del año. Por tanto, vencer al Tottenham es tan o más trascendental que derrotar a los grandes del balompié británico.

El Antiguo.
El Liverpool, épico e histórico rival de los gunners, es el equipo que más temporadas tiene en la Primera División Inglesa, apenas detrás del Everton. El cuadro londinense, al ser el tercero en dicha lista, tiene en los de Anfield a uno de sus acérrimos enemigos. Pero la rivalidad antes mencionada se agudizó hasta la segunda mitad del siglo XX, cuando cada enfrentamiento entre capitalinos y Reds se significó por fuertes roces y pasión desbordada más allá de los límites.

Para 1950 los gunners tenían en su vitrina seis títulos de liga y los porteños sólo cinco, siendo de esta manera dos de los equipos más exitosos en la primera gran etapa del balompié inglés. Y fue justo en ese año cuando nació la rivalidad marcada entre ambos. Dentro de la Copa FA, el Liverpool arribó a disputar la gran final después de vencer en el clásico 2 – 0 al Everton. Por su parte, el cuadro que tuvo su origen en las fábricas de armas de Woolwich tuvo que enfrentarse en dos juegos al Chelsea, empató el primero a dos tantos y ganó el segundo por la mínima diferencia.

Así, el 29 de Abril de 1950, los finalistas dieron un memorable encuentro en el estadio de Wembley catedral del futbol inglés y del balompié mundial. El Arsenal se impuso 2 – 0 y fue a partir de entonces que nació la verdadera pasión y el mutuo odio entre estos dos grandes de Europa.

En diferentes épocas, alguno de los dos ha dominado a su rival, siendo el Arsenal el mandón durante la década de los cincuenta y sobre todo en la época de los 90’s y el inicio del Nuevo Milenio; pero los de Merseyside se hicieron intratables en los sesenta, setenta y ochenta. 

De los partidos más actuales que se recuerdan entre ambas escuadras, sobresalen dos que le dieron la vuelta al mundo. El 23 de Diciembre del 2000, un día poco común para jugar, el Liverpool le metió 4 – 0 al Arsenal en Anfield, algo no muy bien recordado por los londinenses. Justo un año después, el cuadro comandado por Thierry Henry y Robert Pires demostró su grandeza. En su nueva visita a Anfield, con diez hombres debido a la expulsión de Giovanni Van Bronckhorst, los gunners doblegaron al Liverpool 2 – 1 para vengar la goleada que se llevó doce meses antes.

El clásico reciente.
En los últimos años el clásico frente al Manchester United se ha acentuado por ser los equipos importantes y protagonistas en la ahora Premier League, al menos en los principios de este formato, es por ello que cada juego entre estas dos escuadras se convierte inmediatamente en uno de los partidos más esperados y seguidos por la afición al futbol en Inglaterra.

A lo anterior se suma que cada ocasión en la que se enfrentan, sobre el terreno de juego desfilan figuras de primer nivel mundial. Ambos cuadros han apostado por traer a figuras reconocidas a sus plantillas. Tanto en lo deportivo como en lo comercial, se han convertido en poco tiempo en ídolos y referentes de la Premier League.

Se recuerdan dos grandes juegos en los que el Arsenal terminó con el claro dominio de los diablos, ambos triunfos como visitante. El 14 de Marzo de 1998, el cuadro de Arsene Wenger visitó Old Trafford con una ligera ventaja sobre el ManU. Con una soberbia actuación del holandés Marc Overmars, los visitantes ganaron 1 – 0 para nunca más perder ventaja ante los pupilos de Sir Alex Ferguson hasta el final del torneo. A la postre fue el año del título para los gunners y la debacle de un Manchester bicampeón. El otro partido memorable se jugó el 8 de Mayo de 2002. Fue una de las noches más espectaculares que se recuerden en el club de Londres que cuatro días antes había conquistado la Copa FA tras derrotar al Chelsea.

Los Bombarderos llegaron al Teatro de los Sueños con la necesidad de un punto para asegurar la liga y el doblete tan esperado. Con otra soberbia actuación, sobre todo a la defensiva, el cuadro de Wenger venció a los Diablos Rojos con solitario gol del sueco Freddie Ljungberg.


Fuente:
Publicado en Fútbol Total. Colección. Los Gigantes del Mundo. Arsenal. Bombarderos de Londres, Ed. Grupo Medios, p. 84 – 87.

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Economía

25 Preguntas de Administración