La expedición de Hernán Cortés

En 1518, Juan de Grijalva regresó a Cuba de una expedición que lo llevó hasta las costas de Yucatán, donde recibió noticias sobre la existencia del pueblo azteca y de su abundancia de oro. Diego Velásquez, el gobernador de aquélla isla, ordenó a Hernán Cortés organizar una expedición hacia esas tierras.

Cortés parte hacia el Nuevo Mundo.
En Febrero de 1519 Cortés partió hacia las costas de las Islas Occidentales. Al llegar a Cozumel, Hernán Cortés rescató a Jerónimo de Aguilar, quien estaba sirviendo como esclavo a un señor de la isla. Éste sería de gran ayuda como intérprete de Cortés pues había aprendido el maya.

La Malinche.
Al desembarcar en Tabasco, los españoles encontraron una abierta y decidida oposición por parte de los indígenas. Lo que al parecer decidió la batalla a favor de los españoles, fue la presencia sorpresiva de la caballería al mando de Cortés. Los indígenas pensaron que la bestia y el jinete eran uno solo. Al concluir la batalla, como muestra de amistad el jefe indígena regaló a Cortés veinte mujeres, entre ellas una a quien los españoles pusieron el nombre de Marina. Más tarde, la Malinche, como también la conocemos, serviría como intérprete y consejera de Cortés.

¿Dioses o enemigos?
En tanto, Moctezuma, tlatoani de los aztecas, sabiendo de la llegada de los extranjeros envió una comitiva para averiguar todo lo que fuese posible sobre ellos y convencerlos de que regresaran a su tierra. A su regreso, los embajadores enviados por Moctezuma, informaron a éste que pensaban que Hernán Cortés era el dios Quetzalcóatl, la serpiente emplumada, cuyo regreso esperaban los aztecas.

Cortés hunde sus naves.
Cortés fundó la Villa Rica de la Vera Cruz. Para esto se declaró independiente de su superior, Diego Velásquez. Algunos expedicionarios fieles a Velásquez pensaron en regresar a Cuba, pero Cortés, que ya había decidido cruzar las montañas hasta llegar a Tenochtitlán, ordenó sacar de los barcos todo el metal y las armas que allí había y hundir las naves.

En busca del Pueblo del Sol.
Cortés emprendió su viaje hacia Tenochtitlán. En su trayecto algunos pueblos se opusieron a los españoles, pero otros se hicieron sus amigos porque vieron la oportunidad de vencer a los aztecas que los tenían sometidos. Ya que los tlaxcaltecas eran enemigos de los aztecas, Cortés pensó aprovechar esta circunstancia y les ofreció su ayuda para combatirlos. Los tlaxcaltecas combatieron a los españoles pero al ver que no podían ganarles decidieron unírseles.

Cuando los españoles llegaron a la gran Tenochtitlán, Moctezuma salió al encuentro de Cortés el 8 de Noviembre de 1519 y, pensando en que se encontraba frente a Quetzalcóatl, le dio la bienvenida. 


Fuente: Supertareas 4, Fernández Editores.








Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

Análisis de Amparo Dávila – Alta Cocina