Las acciones militares y la derrota. Muerte de Hidalgo

El ejército de Hidalgo, en el que participaban criollos, mestizos, indios y castas, a pesar del entusiasmo y del número de hombres, no era un ejército organizado o disciplinado que pudiera enfrentarse victoriosamente contra el ejército realista, que si era profesional.


Del pueblo de Dolores, el ejército de Hidalgo se dirigió a Atotonilco; de ahí partieron a San Miguel el Grande, para luego pasar a Celaya y de ahí a Guanajuato. En ese lugar, los españoles y los soldados realistas se atrincheraron en la Alhóndiga de Granaditas, edificio de difícil acceso al que tuvieron que prender fuego para obligar a sus defensores a rendirse.

Después de la victoria en Guanajuato, Hidalgo continuó su marcha hacia Valladolid, y de ahí partió hacia la ciudad de México.

En Indaparapeo se entrevistó con el cura don José María Morelos y Pavón, a quien le encomendó levantar en armas la región sur del país.

Cerca de la ciudad de México, en el monte de las Cruces, el ejército insurgente obtuvo la victoria, pero se retiraron argumentando que después de esa última batalla, no tenían suficiente parque y que las tropas de Félix María Calleja, mejor organizadas y equipadas, estaban cerca.

A partir de la victoria en el monte de las Cruces, la guerra se volvió desfavorable para los insurgentes. El 7 de Noviembre de 1810 se enfrentaron con los realistas cerca de Querétaro. El triunfo de los realistas provocó la dispersión de los insurgentes. Hidalgo se dirigió hacia Valladolid; Allende y Aldama siguieron hasta Guanajuato, donde fueron derrotados por Calleja.

Hidalgo rehízo su ejército en Valladolid y se dirigió a Guadalajara. Ahí organizó un gobierno provisional y decretó la abolición de la esclavitud en todo el país, así como la devolución de las tierras a los indios y la supresión de los tributos.

En Guadalajara el ejército realista y el de los insurgentes se enfrentaron de nuevo. La victoria fue para los realistas y Guadalajara quedó en su poder. Hidalgo tuvo que retirarse hacia Aguascalientes casi sin tropas.

Las derrotas aumentaron las diferencias entre los caudillos insurgentes, Hidalgo fue desalojado del mando y decidieron ir a los Estados Unidos a fin de conseguir recursos para continuar la lucha. No lo consiguieron debido a la traición del coronel Elizondo. En Acatita de Baján fueron aprehendidos y conducidos a Chihuahua, donde fueron sometidos a juicio y ejecutados.

El ideario de Hidalgo.
Hidalgo se preocupó por mejorar la situación de los indios, por lo que se dedicó a enseñarlos a leer y escribir; promovió la agricultura, instaló diversas industrias y él mismo se dedicó a enseñar diferentes oficios.

Conoció las ideas de la Ilustración y de la Revolución Francesa, lo que lo motivó a buscar la independencia de la Nueva España.



Fuente: Supertareas 4, Fernández Editores.








Comentarios

Lo más popular de la semana