Personajes pintorescos. Imán del reflector. Chad Ochocinco

Extrovertidas, carismáticas, pintorescas y coloridas son las personalidades que han hecho que algunos jugadores hayan dejado su huella en la historia del futbol americano. Muchos son los jugadores que han escrito su nombre en la historia de la NFL por sus logros sobre el emparrillado; sin embargo, más allá de lo deportivo, pocos son los personajes que han estampado su sello en la memoria de la Liga gracias al carisma y excentricidad que poseen.


En la actualidad, el receptor Chad Ochocinco fue un imán de los reflectores, ya que ha sacado más de una sonrisa a los aficionados por sus ocurrencias durante el desarrollo de los partidos. Y es que así como celebraba una anotación con un baile al estilo Riverdance, igual podía hacerlo al lanzarse contra las gradas de los aficionados rivales sin importarle la lluvia de cerveza.

Aunque sus festejos solían ser originales, su ingenio también le resultó contraproducente, ya que, en algunas ocasiones, fue reprendido con castigos económicos. Uno de ellos ocurrió cuando Chad tuvo la idea de ponerse un jorongo y un sombrero de charro para festejar una anotación, por lo que tuvo que pagar 30 mil dólares de multa.

Lo que más distinguió a este jugador, además de su admiración por la cultura mexicana, es haber modificado su nombre. En Octubre de 2006, el autollamado Black Mexican anunció que prefería ser conocido como Ochocinco, en alusión al número que portaba en su jersey y en honor al mes de la Herencia Hispana; dos años más tarde, antes del inicio de la temporada 2008, cambió legalmente su nombre original, Chad Javon Johnson, al de Chad Javon Ochocinco.

Fuera del emparrillado, este jugador también ha dado de que hablar con sus ingeniosidades. Chad participó en la décima temporada del programa ‘Dancing with the Stars’, donde fue eliminado en la etapa semifinal.  Durante el receso por el paro de la Liga en 2011, Ochocinco decidió probar suerte en el futbol soccer con el Sporting Kansas City de la MLS y, posteriormente, aceptó el reto de Sean Gleason, presidente de la Professional Bull Riders, de montar un toro salvaje en un rodeo profesional. Al final, Ochocinco sólo permaneció 1.5 segundos montado sobre el animal, pero aun así, se hizo acreedor a un premio de 10 mil dólares.

La popularidad de ‘Esteban Pepe’, como también se hacía llamar este receptor, le ha permitido ser uno de los personajes más seguidos en Twitter, y de acuerdo con The New York Times, llegó a tener gran influencia en esta red por encima de personajes como Lady Gaga, Justin Bieber y el mandatario Barack Obama.


Fuente:
Publicado por Agustín Elías en Especial Récord. NFL 2011, Editorial Notmusa, p. 106 – 107.









Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

Análisis de Amparo Dávila – Alta Cocina