La Revolución Constitucionalista

La traición y la dictadura de Victoriano Huerta enardecieron el ánimo del pueblo y de los revolucionarios que habían a poyado a Francisco I. Madero.


A partir de ese momento varios gobernadores, entre los que se encontraba Venustiano Carranza, firmaron el Plan de Guadalupe con el objeto de derrocar al traidor. Llamaron a todos los revolucionarios a sumarse a la lucha.

A sangre y fuego, los ejércitos de Francisco Villa y Emiliano Zapata tomaron plaza tras plaza apoyando a los constitucionalistas, quienes gracias a los caudillos pudieron tomar la ciudad de México. A ellos se les debía en gran parte el triunfo de esta revolución.

Huerta salió al exilio en Julio de 1914. Carranza asumió la presidencia en la capital y nombró un nuevo gabinete de gobierno.

Comienzan las divisiones…
La victoria sobre Huerta se debió a la unificación de las fuerzas revolucionarias. Pero está fue una unión efímera. Al poco tiempo surgieron las divisiones entre los caudillos, que recelaban entre sí debido a las diferencias de objetivos.

Villa y Zapata, aunque apoyaron la revolución contra Huerta, estaban en desacuerdo con Carranza, querían derrocarlo. Para Carranza estos líderes no entraban dentro de sus planes de gobierno.

El Centauro del Norte, como se le conocía a Villa, consideraba a Carranza como un politicastro ambicioso, y a Obregón un “perfumado”. Estos últimos creían que Villa era un salvaje incontrolable y despreciaron a los miembros tanto de los ejércitos zapatistas como villistas.

Convenciones ¿Para qué?
Con el propósito de resolver las disputas entre los jefes revolucionarios, Carranza promovió dos convenciones, una en la ciudad de México y la otra en Aguascalientes.

En la última se decidió que Carranza dejara el poder y Villa renunciara al mando de las tropas. Se eligió a Eulalio Gutiérrez como presidente.

Pero no se respetaron los acuerdos y las diferencias se agrandaron: Villa se enemistó con Obregón y Zapata abandonó a Carranza.

Entonces, Carranza trasladó su gobierno a Veracruz, desde comenzó a tramar la derrota de Villa, quien llegó junto con Zapata a la ciudad de México.

Gobiernos en México.
La revolución se dispersó con tres gobiernos: el de Veracruz con Carranza, el de México, con Villa y Zapata y el de San Luis Potosí con Eulalio Gutiérrez.

Poco después Obregón, bajo las órdenes de Carranza, derrotaría en cuatro ocasiones a Villa. Los carrancistas ocuparon nuevamente la capital. Villa se retiró a sus antiguas andadas por el norte y Zapata regresó a Morelos.



Fuente: Supertareas 4, Fernández Editores.








Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

Análisis de Amparo Dávila – Alta Cocina