Los Arcanos Mayores del Tarot. 4. El Emperador

Corresponde a la letra Deleth del alfabeto hebreo y al signo astrológico Acuario.

Es un rey con ropas teñidas de rojo, sentado en un trono de piedra, sobre el que, en una esquina, destaca un águila negra. Su corona tiene cuatro triángulos. Con la mano derecha sostiene el cetro, terminado en cruz egipcia, con la mano izquierda sujeta una esfera. Formando parte del trono, en los extremos, hay cuatro cabezas: la de un león, la de un becerro, la de un águila volando y una cara humana de aspecto primitivo o una calavera.


Significados de la figura El Emperador.

Representa la puerta de iniciación. Significa fuerza y poder del ser humano para la autorrealización, para el desenvolvimiento de las propias facultades ocultas. Este Arcano Mayor del Tarot en su conjunto representa el poder material con limitación solamente en lo espiritual. Es el rigor y la energía cuando se hace necesaria. En el sentido negativo, significa negación de los valores superiores.

La corona: La de este naipe consiste principalmente de cuatro triángulos que son el emblema de los cuatro elementos naturales. Aire, tierra, fuego y agua.

Vestuario del Emperador: En este caso las ropas son de color rojo, lo cual significa fuego estimulador, actividad constante e intensa, entusiasmo, cariño.

Asiento del Emperador: La piedra cúbica (el trono que posee tal forma) es también un símbolo muy antiguo y, por lo tanto, rico en tradición. Representa el trabajo intenso, el esfuerzo por la autosuperación, la sublimación de lo material.

El cetro: Éste es un símbolo muy conocido que representa poder y mando. En este caso el cetro termina en forma de la antigua cruz egipcia, que significa sabiduría tanto terrenal como divina. Es el Sol levantándose sobre el horizonte, el Sol fecundante de la tierra.

La esfera: Significa la Tierra.

El león: Su principal significado es el oro subterráneo o metálico, así como el Sol; por lo tanto, es símbolo de dioses solares. En este Arcano Mayor No. 4, el león le está dando la tónica de alto valor simbólico relacionado con lo divino sobre la Tierra.

El águila: Se refiere al espacio infinito, al aire, al fuego solar y a los dioses habitantes del más allá de las nubes; o sea, las fuerzas superiores de la naturaleza.

El águila y el león se complementan, en este caso, uno en otro, pues el simbolismo relaciona al universo con Dios.

El becerro: Es el toro joven, o lo que es igual, el toro en formación. El toro, como el león y el águila, han figurado casi regularmente en muchas culturas como emblema y como deidad. Algunos de los significados del becerro son la humedad y la fertilización. En este caso simboliza, principalmente, el signo zodiacal Tauro que habla del poder y la fuerza evolucionada y sublimada por Aries.

La calavera: Simboliza la materia en involución, puesto que llegó a ser recipiente de inteligencia y se encuentra ya carente de toda facultad positiva, puesto que está en proceso de desintegración. Es el fin de un ciclo y el principio de otro. La muerte y el renacer. Es la transmutación de lo material e inferior a lo espiritual y superior, de lo terrenal a lo divino. Es el misterio de la vida, del pasado, del presente y del porvenir.

Claves para resumir El Emperador.

Asociación astrológica: Acuario.

Realización, conquista.

Energía creadora abundante.

Triunfo con el poder de voluntad.

Confianza en el desenvolvimiento.

Dominio de lo material.

Mente investigadora.

Tendencia sexual apropiada y dirigida.

Con fines de predicción significa consecuencias buenas, favorables en las empresas que se abordan sin esperar el éxito fácil pues se requerirá de esfuerzo.



Fuente:
Editorial Época – El Tarot y sus Secretos, p. 24 – 26.








Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

Análisis de Amparo Dávila – Alta Cocina