Los Arcanos Mayores del Tarot. 18. La Luna

Corresponde a la letra hebrea Tzada y al signo astrológico Cáncer.

Es una luna plateada en cuarto creciente, con una cara femenina dentro. La luz suave hace que del mundo solamente se vean siluetas. De la Luna salen rayos amarillos y rojos y caen gotas amarillas que flotan en el aire, como atraídas por la propia Luna. Abajo, saliendo del agua, hay un enorme cangrejo rojo que camina sobre la arena. Hay un camino que es la ruta hacia el Sol y dos perros, uno a cada lado del camino ladrando a la Luna. Al fondo se ven dos castillos de color carne de forma rectangular y ribeteados de oro.


Significados de la figura La Luna.

Es la luz reflejada, el mundo visible sólo parcialmente. El mundo de las formas que no comprendemos completamente, las apariencias que engañan. Esto significa el peligro que cierne al dejarse llevar por las apariencias, por lo exclusivamente imaginativo, sin acción, sin razonamiento, sin comprobación.

Las quimeras: Son visiones a la luz de la Luna, susceptibles o no de convertirse en realidad tangible.

El cangrejo: Es lo mismo que el escarabajo en Egipto y simboliza el que come lo transitorio para transformarlo en forma útil.

Los perros: Están como los guardianes del camino hacia el Sol, impidiendo el paso de la Luna. Si la Luna es ilusión y el Sol razonamiento, entonces quiere decirnos que la ilusión no debe dominar el razonamiento.

Los castillos: Con sus siluetas macizas advierten abandonarse a la luz de la Luna y a su influencia, es peligroso, pues detrás de estos castillos o torres hay desiertos llenos de fantasmas, bosque donde habitan bestias y fieras sanguinarias.

Este naipe es típicamente símbolo de muerte y está muy cargado de significados negativos y fúnebres. Habla de magia, artes secretas, imaginación exuberante y hasta enfermiza, intuición, irreflexión, etcétera. Diferenciándose del símbolo del Sol, que es todo lo opuesto.

Claves para resumir La Luna.

Asociación astrológica: Cáncer.

Decepciones, falsos amigos.

El consultante deberá esforzarse por la armonía hogareña y la armonía en cada una de sus relaciones humanas.

Una mente hostil al acuerdo.

La actividad vence al letargo.

Evite la destrucción.

Vacilación constante, inquietudes, angustia.

Habrá que elegir las compañías con cuidado.

Discordia, muerte, disgustos.

Cuando se usa este naipe del Tarot con fines de predicción, esta figura significa falta de firmeza de carácter, histerismo, inconstancia, inestabilidad, confusión, incertidumbre de toda índole.

Habla de cambios frecuentes e imprevistos, de obstáculos, largas discusiones, fracasos, adversidades…

En fin, pero finalmente, aunque tal vez tarde, puede llegar el éxito, el triunfo, aunque sea sólo relativo.


Fuente:
Editorial Época – El Tarot y sus Secretos, p. 59 – 61.









Comentarios

Lo más popular de la semana