Gobierno de Manuel González

Manuel González tomó posesión de la Presidencia de la República el 1° de Diciembre de 1880. Nombró secretarios de Estado, es deci, miembros de su gabinete, a Ignacio Mariscal, Carlos Díez Gutiérrez, Porfirio Díaz, Ezequiel Montes, Francisco de Landero y Cos y Jerónimo Treviño. Pronto, Carlo Pacheco sustituyó a Porfirio Díaz y Joaquín Baranda a Ezequiel Montes. Posteriormente hubo otros cambios.

Contó desde luego Manuel González con el apoyo de los partidarios y amigos de Porfirio Díaz y Sebastián Lerdo de Tejada. Sin embargo, su gobierno desaprovechó las condiciones favorables en que parecía encontrarse, y, entre otras razones, por lo imprudente de ciertos gastos y el patrocinio dado a empresas desacertadas, se vio en el caso de aumentar las contribuciones y de recurrir a otros arbitrios que le proporcionaran fondos. 

·         En Junio de 1881 se inauguró el ferrocarril de México a Cuautla. Pero, a los diez días, la satisfacción por ese suceso se trocó en ira, porque habiéndose hundido un puente bajo el peso de un tren, hubo un gran número de muertos y heridos y se supo que los concesionarios, para obtener mayores ganancias, habían construido la línea en pésimas condiciones.

·         En 1882 se acuño una moneda fraccionaria de níquel destinada al pago de pequeñas cantidades. El público la recibió bien; pero en seguida, por haberse querido que circulara en grandes sumas, esa moneda se depreció (esto es, nadie quiso ya aceptarla por el valor que el gobierno le había fijado), y llegó un momento en que todos las rechazaron. El pueblo de la Ciudad de México se amotinó y consiguió que la moneda de níquel desapareciera.

·         En Septiembre de 1884, González quiso formalizar un convenio para el pago de la deuda inglesa. Al discutirse la cuestión en la Cámara de Diputados y al comentarse en los periódicos, la oposición fue tal, que, durante varios días, hubo en las calles de la capital manifestaciones tumultarias, y la Cámara dejó en suspenso el asunto.

 

Pueden mencionarse, entre los aciertos del gobierno de Manuel González, los siguientes:

 

·         En Marzo de 1881 se inauguró el cable submarino, medio de comunicación telegráfica bajo las aguas del océano. México quedaría unido así con Europa y otras partes del mundo.

·         El 16 de Noviembre de 1881, el Congreso aprobó el contrato para la fundación del Banco Nacional Mexicano, al cual autorizó a emitir billetes. Otro banco abrió sus puertes, el Mercantil Mexicano, el 27 de Marzo de 1882, e igualmente empezó a emitir billetes. Por esas fechas iniciaron también sus operaciones el Banco Hipotecario y el Banco de Empleados, que después mudaría de nombre, y al poco tiempo el Banco Nacional Mexicano y el Banco Mercantil se unieron para formar el Banco Nacional de México. La existencia de aquellas instituciones de crédito, más el Banco de Londres y México, que regularizó entonces su situación, avivó los negocios.

·         En 1882 se abrieron en la Ciudad de México las primeras escuelas de párvulos, o jardines de niños, y se encomendó al publicista Ignacio Manuel Altamirano que hiciera le proyecto para establecer la Escuela Normal.

·         Surgió un conflicto con el presidente de Guatemala, José Rufino Barrios, quien pretendía extender los límites de su país hasta abarcar el departamento de Soconusco más el resto del Estado de Chiapas. Contaba Barrios con el apoyo del secretario de Estado del gobierno de los Estados Unidos, James Blaine, y eso hacía que la cuestión no fuera fácil de resolver. Sin embargo, la multitud de razones incontrovertibles que México adujo por medio de su secretario de Relaciones Exteriores, Ignacio Mariscal, y de su embajador en Washington, Matías Romero, desbarataron la maniobra. El asunto quedó definitivamente liquidado al firmarse entre Guatemala y México, el 2 de agosto de 1882, la convención en que Guatemala desistía de seguir alegando sus supuestos derechos sobre Chiapas y el Soconusco.

·         En 1883 empezó a prestar servicios la Compañía Trasatlántica Mexicana, cuyos primeros barcos, el éxico, el Tamaulipas y el Oaxaca harían viajes entre puertos mexicanos y europeos.

·         En 1884 se puso en vigor el Código Civil, esto es, la ley que rige las relaciones entre las personas y fija lo relativo a los contratos que hacen y a sus bienes o propiedades. También se promulgó el Código de Comercio, o sea, la ley que se aplica particularmente a las operaciones mercantiles, bancarias, etc.

·         En Marzo de 1884 se inauguró el Ferrocarril central, de 1,970 kilómetros de longitud, entre la Ciudad de México y Paso del Norte (hoy Ciudad Juárez).

 

Aparte de los anteriores sucesos, bajo el gobierno de Manuel Gonzáles hubo, de importancia, estos otros:

·         Se reanudaron las relaciones diplomáticas entre México y el Reino Unido de la Gran Bretaña (es decir, Inglaterra), interrumpidas desde la época de la Triple Alianza.

·         Se reformó la Constitución, para que el Presidente de la Suprema Corte de Justicia no fuese ya quien sustituyera al Presidente de la República al faltar éste de modo absoluto o temporal.

·         Se erigió a Cuauhtémoc el hermoso monumento que embellece una de las glorietas del Paseo de la Reforma de la Ciudad de México.

·         Porfirio Díaz fue elegido gobernador de Oaxaca, y durante algún tiempo desempeñó ese cargo.

 

En Junio de 1884 se efectuaron las elecciones primarias, y en el siguiente mes de Julio las secundarias, para designar a los nuevos diputados y senadores, y al Presidente de la República.

 

La indiferencia popular ante aquellos comicios fue muy grande. Para Presidente de la República sólo hub, de hecho, un candidato: Porfirio Díaz. A él se le otorgaron 15,776 de los 16,065 votos emitidos.



Fuente:
Generación 1960. Mi libro Historia y Civismo. Cuarto Grado, Ed. Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito, p. 142 – 145. 
App CONALITEG Digital. Generación 1960. Cuarto Grado. Mi libro Historia y Civismo.


Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

Análisis de Amparo Dávila – Alta Cocina