Don Nacho

Jugaban varios niños cerca de la panadería. Don Nacho los miraba desde la puerta. Recordaba él la tarde en que alguien le dijo:

- Ven, muchacho. ¿Quieres trabajar?

- Sí, señor – había contestado –. ¿Qué debo hacer?

- Ayudarme aquí cuando salgas de la escuela.

Desde aquel día Nachito limpió las charolas. Barría, echaba leña al horno. Pronto aprendió a preparar la masa.

- Ya sé hacer pan – contó luego a sus amigos.

Y después de algún tiempo fue todo un panadero. Ahorró entonces parte de lo que ganaba. Puso su panadería. Se convirtió en Don Nacho. Ahora lo recordaba complacido. Oyó de pronto una vocecita que le decía:

- Don Nacho, ¿Tiene trabajo para mí?

- Sí, chiquillo – contestó –. Serás buen panadero. 

Fuente:
Generación 1960. Mi libro de 1° año, Ed. Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito, p. 142 – 143.
App CONALITEG Digital. Generación 1960. Primer Grado. Mi libro de 1° año.

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad