Copa América Bolivia 1997. Un paseo por las nubes

Bora Milutinovic era el técnico del combinado mexicano en el 97 y afrontaba la eliminatoria mundialista bajo muchas críticas sobre su estilo de juego: para él era primordial el orden, en especial el defensivo, antes de la creatividad, principalmente a la ofensiva. Lo que provocaba un juego parco y poco espectacular.

Para la Copa América el entrenador serbio, naturalizado mexicano, decidió dar descanso a varios de los jugadores consagrados y llamar a un grupo de jóvenes que venían llamando fuerte a las puertas del futbol nacional.

García Aspe, Ricardo Peláez, Jorge Campos, Joaquín del Olmo, Benjamín Galindo y Carlos Hermosillo, entre otros, no viajaron y en cambio sí lo hicieron Cuauhtémoc Blanco, José Manuel Abundis, Juan Francisco Palencia, Duilio Davino, Paulo César Chávez, Pavel Pardo, Germán Villa. Era, entonces, un conglomerado vistoso y con futuro y que participó en los Juegos Olímpicos de Atlanta 96 con excelentes resultados.

Los mayores que reforzaron el equipo fueron Claudio Suárez, Luis Hernández y Adolfo Ríos, quien al final fue nombrado el mejor arquero del torneo continental. Con todo, aquella competencia es recordada como el surgimiento a nivel mundial de Luis Hernández.

"Aquella Copa América fue el inicio de mi mejor etapa con la Selección Mexicana. Me di a conocer internacionalmente, fue un gran escaparate", asegura el exdelantero.

"Cada vez que tomaba el balón con aquella Selección sentía que respondía, tenía la confianza y el apoyo de todos mis compañeros y cuerpo técnico", completa. El Matador fue campeón de goleo, en solitario, de la Copa América Bolivia 97 con seis goles. Mostró un excelente despliegue de futbol y oportunismo frente al arco contrario.

México debutó ante Colombia el 13 de junio en el Estadio Ramón Aguilera, en Santa Cruz, y por primera vez en el evento, lo hizo con una victoria. Luis Hernández inició la competencia a toda marcha, marcó los dos goles del Tri en menos de 10 minutos, a los 6 minutos y a los 10', Hamilton Ricard, a los 57', hizo el único tanto de los colombianos.

El siguiente rival fue el todopoderoso Brasil. En aquella selección no iban suplentes ni jóvenes promesas. Al Tri le tocó enfrentarse a un poderosísimo conjunto campeón del mundo. Baste la alineación de la tarde del 16 de junio para comprobarlo: Taffarel; Cafú, Aldair, Celio Silva, Roberto Carlos, Dunga, Flavio Conceicao, Leonardo, Djalminha, Ronaldo y Romario.

Y entonces la explosión de Luis Hernández. El Tri inició con un juego preciosista y de toda la cancha. El balón fue tratado con delicadeza y punch. El Matador aprovechó dos chances y puso los cartones 2-0, a los 12 y 31, en un inesperado resultado que se mantuvo hasta el medio tiempo.

En la segunda mitad, la verdeamarela reaccionó con todo su potencial y le dio la vuelta al partido. Aldarir, a los 47', inició el camino, a los 59' Camilo Romero metió un autogol y a los 78', Leonardo cerró la cuenta, pero Hernández y aquel cuadro mostraron forma y fondo en su futbol.

Luego vinieron dos empates de manera consecutiva. El primero ante Costa Rica a un gol. Hernández siguió con su racha y anotó el gol de México a los 14', de penal, y Hernán Medford, a los 60. El encuentro se efectuó el 19 de junio en el escenario de sus dos primeros duelos, el Estadio Ramón Aguilera.

Tres días después, el 22, el Tri se movió por primera vez para jugar los cuartos de final ante Ecuador en el Estadio Félix Capriles en Cochabamba. Otra igualada a un tanto ahora con goles de Blanco a los 17’ y de Luis Capurro a los 6’, de penal, provocó la tanda de penales, de tan trágica historia para los verdes, pero por una vez se espantaron los fantasmas, telarañas y demás horrores.

Desde los 11 pasos marcaron por Ecuador, Alberto Montaño, Ariel Graziani y Ángel Fernández y fallaron Capurro, Ulises de la Cruz y Vilson Rosera. Por México anotaron Luis Hernández, Claudio Suárez, Paulo César Chávez y Joel Sánchez Erraron Blanco y Villa.

La semifinal fue contra el local, Bolivia, y se jugó el 25 de junio en el Hernando Siles en La Paz, pero un arbitraje localista y tendencioso, tras un gol de México a los cuatro minutos vía Nicolás Ramírez, dejó al Tri apuñalado en el campo. Claudio Suarez fue expulsado a los 38' y Joel Sánchez a los 75’. Los goles del vencedor fueron obra de Erwin Sánchez a los 26. Ramiro Castillo a los 34’ y de Jaime Romero a los 74’.

Unos días después, el 28, el Tri disputó el juego por el tercer sitio ante Perú y Luis Hernández redondeo su actuación con su sexto gol de la competencia al anotar el único tanto del juego a los 81’. Al final, pese a las críticas a Bora por llevar un equipo alterno. aquel grupo terminó siendo la base de la Copa del Mundo de Francia un año después, con excelentes resultados y recuerdos.

Fuente: 
Caras Sports, ‘Copa América Argentina 2011’, Ed. Televisa, p.30 – 31

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad