Historia de la Copa Sudamericana. 2002 – 2009

En el año 2001, la Conmebol decidió unificar los torneos del segundo semestre instituyendo la Copa Panamericana, que pretendía confrontar a clubes de esa Confederación junto a otros de la Concacaf. Esta copa iba a tener el formato de eliminación directa, pero no logró organizarse correctamente debido a las grandes distancias que dividían a los participantes, y a las diferencias económicas con la Concacaf. El torneo se aplazó para 2003, pero nunca se llegó a realizar.

 

Ya pasados algunos meses del año 2002, la Conmebol decidió organizar la Copa Sudamericana exclusivamente con clubes pertenecientes a federaciones propias, que eran las mismas que participaban en las copas Mercosur, Merconorte, y anteriormente en la Copa Conmebol y la Supercopa Sudamericana.

 

Debido a la demora en la organización, los clubes brasileños no participaron en la primera edición de esta competición, ya que tenían establecido su calendario, que no era compatible con un torneo más. Estos equipos recién se sumaron a partir de la edición 2003. Entre 2005 y 2008 se contó con la participación de clubes miembros de la Concacaf en calidad de invitados; mayormente, equipos de México, pero también con representantes de Estados Unidos, Costa Rica y Honduras.

 

San Lorenzo de Almagro, de Argentina, fue el primer campeón de esta competición. Clasificó a la edición 2002 por haber sido el ganador de la Copa Mercosur 2001, en lo que fue la última disputa de ese torneo. Teniendo en sus filas a figuras tales como Claudio Morel Rodríguez, Sebastián Saja, Alberto Acosta y Leandro Romagnoli, en la final de ida, disputada en Medellín, el conjunto argentino goleó a Atlético Nacional de Colombia por 4-0, resultado que le permitió coronarse campeón en su estadio, el Nuevo Gasómetro, de la ciudad de Buenos Aires, tras empatar 0-0. Aquel conjunto era dirigido por Rubén Darío Insúa.

 

En la edición 2003, Cienciano de Perú, logró uno de los mayores hitos de la historia del fútbol de su país, al consagrarse campeón y adjudicarse el su primer título internacional a nivel de clubes, tras vencer a Alianza Lima, Universidad Católica de Chile, Santos de Brasil, Atlético Nacional de Colombia, y en la final a River Plate de Argentina. El encuentro de ida se disputó en el Estadio Monumental de Núñez, en Buenos Aires terminó con un empate 3-3. En la vuelta en el Estadio Monumental de la UNSA en Arequipa terminó con un histórico triunfo 1-0 por parte del club cuzqueño. El entrenador de aquel conjunto era Freddy Ternero.

 

En la edición 2004, Boca Juniors, de Argentina, levantó su primera Copa Sudamericana. El conjunto xeneize que por entonces, tenía como máxima estrella a Carlos Tevez, superó en las fases previas a San Lorenzo, Cerro Porteño, y a Internacional de Porto Alegre. En la final enfrentó a Bolívar, cayendo 1-0 en el partido de ida en La Paz, pero venciendo 2-0 en el encuentro de vuelta, disputado en La Bombonera, en Buenos Aires.

En la edición siguiente, Boca Juniors se convirtió en campeón por segunda vez consecutiva, al superar en la final de vuelta a los Pumas de México por 4-3 en definición a penales. Si bien el conjunto xeneize (dirigido por Alfio Basile) contaba con jugadores de alto nivel como Rodrigo Palacio, Fernando Gago y Martín Palermo, el gran héroe de la final fue el arquero Roberto Abbondanzieri, al tapar dos penales y convertir el último.

 

En la edición 2006, Pachuca de México fue el campeón al derrotar a Colo-Colo de Chile por 2-1 en Santiago (tras igualar 1-1 en México). Se trató de la primera (y hasta el momento única) coronación de un conjunto de la Concacaf en un torneo oficial de la Conmebol. El cuadro azteca impuso su juego ante un equipo que contaba en sus filas a Alexis Sánchez, Arturo Vidal, Matías Fernández (elegido el Mejor Jugador de América de ese año) y Humberto Suazo, jugadores que fueron la base de la Selección Chilena que ganó la Copa América 2015 y la Copa América Centenario. El equipo dirigido por Enrique Meza tuvo como principales estrellas a Miguel Calero, Aquivaldo Mosquera, Damián Álvarez y Christian "Chaco" Giménez (quien anotó el gol decisivo en la final).

 

En la edición 2007, el conjunto argentino Arsenal obtuvo el torneo al enfrentar en la final a América, de México. Este último ganó por 2-1 en el partido de vuelta, disputado en el Estadio Presidente Perón de la ciudad de Avellaneda, pero no le alcanzó para revertir la desventaja por 2-3 del partido de ida. El tanto de Martín Andrizzi a los 83 minutos, que igualó la serie, otorgó el trofeo a Arsenal, por haber obtenido mayor cantidad de goles como visitante en la primera final. Sería la última edición en la que se tomaría en cuenta esta regla para el caso de una final. El equipo de Sarandí consiguió la Copa teniendo como principales estandartes a Israel Damonte, Alejandro "Papu" Gómez y José Luis Calderón.

 

En la edición 2008, Internacional de Porto Alegre se consagró campeón, luego de derrotar en la final a Estudiantes de la Plata. En la ida, disputada en Argentina, ganó el equipo visitante por 1-0, y en la vuelta, jugada en Porto Alegre, triunfó el equipo argentino por el mismo marcador en los 90 minutos reglamentarios, ganando finalmente Internacional 1-0 en tiempo de suplemento con gol de Nilmar. El cuadro gaúcho, entonces dirigido por Tite, se convirtió con esto en el primer club brasileño en ganar la competencia.

 

En la Copa Sudamericana 2009, Liga de Quito y Fluminense de Brasil reeditaron la final de la Copa Libertadores del año anterior. En esta ocasión, el conjunto ecuatoriano (dirigido por el entrenador uruguayo Jorge Fossati) sacó ventaja en el partido de ida de local en Quito (5-1), y aunque en la vuelta en Río de Janeiro ganó Fluminense (3-0), el global (5-4) dio como ganador a Liga de Quito. Entre los jugadores claves de la estupenda campaña del conjunto ecuatoriano estaban Claudio Bieler, Néicer Reasco, Ulises de la Cruz y Édison Méndez.

Fuente: 

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad