Historia de la Bandera Mexicana

Hidalgo usó como bandera un estandarte que tomó del Santuario de Atotonilco y que tenía pintada la imagen de la Virgen de Guadalupe. Hoy se guarda esa bandera, que es como una reliquia, en el Museo Nacional.

El estandarte de Morelos representaba un puente con tres arcos. En el centro del puente aparecía un águila sobre un nopal, y en los arcos se leían las letras VVM, que significaban Viva la Virgen María.

La primera bandera nacional fue la que se tomó como símbolo del Plan de Iguala. Ante ella juró el Ejército Trigarante el 24 de Febrero de 1821. Esto último explica que el 24 de Febrero se haya escogido para Día de la Bandera.

Desde entonces, nuestra bandera ha sido siempre tricolor. La de Iguala tenía los colores dispuestos en tres franjas diagonales con el orden siguiente: blanco, verde y rojo, Sobre cada color había una estrella dorada, para simbolizar el cumplimiento de las tres garantías.

Posteriormente la bandera se modificó. Durante el imperio de Iturbide, los colores ya aparecían dispuestos como ahora, es decir, en bandas rectas verticales, la del centro con un águila coronada. Al implantarse la República se cambió en el escudo la posición del águila y a ésta se le quitó la corona.

El origen de nuestro escudo está en la leyenda azteca sobre la fundación de Tenochtitlán en 1325. Según esa tradición, los mexicanos, que peregrinaban entonces en busca de un lugar donde establecerse, vieron una peña del lago de Texcoco un nopal, y sobre el nopal un águila que devoraba a una serpiente. El escudo en que se consigna ese hallazgo se usa en nuestra bandera (sobre el color blanco), en nuestras monedas y en los sellos oficiales. Lo rodean una rama de encino, otra de laurel y las palabras Estados Unidos Mexicanos.

El primer cambio del escudo, ocurrió cuando al iniciarse la República, se quitó al águila la corona que Iturbide le había sobrepuesto. En 1825 el gobierno republicano ordenó que el águila apareciera de frente y con las alas extendidas. Así se conservó hasta 1916, año en que las características del águila se modificaron una vez más, a fin de dejarla tal como aparece en los códices que aluden a la fundación de Tenochtitlán.

La Bandera es el símbolo de nuestra patria. Debemos mirarla con el máximo respeto; estamos obligados a honrarla y venerarla.

Frente a la bandera debemos permanecer en pie y guardar silencio. La saludaremos cruzándonos el pecho con la mano diestra, perpendicularmente a la altura del corazón, y doblando el pulgar en forma de hacerlo que apunte hacia abajo.

En los edificios públicos, la bandera luce a toda asta, es decir, a la mayor altura, cuando se conmemora algún suceso glorioso o alguna fecha que celebran todos los mexicanos; se iza a media asta cuando se recuerda una fecha luctuosa nacional, o sea, algún acontecimiento cuya evocación hace que todos los mexicanos estemos de duelo.

El mismo respeto que nos merece la Bandera debemos sentirlo respecto del Himno Nacional, que es el canto de la Patria. Nuestro himno se oyó por primera vez el 16 de Septiembre de 1854. Compuso la música Jaime Nunó; escribió los versos Francisco González Bocanegra.

Fuente:
Generación 1960. Mi libro Historia y Civismo. Cuarto Grado, Ed. Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito, p. 76 – 78. 
App CONALITEG Digital. Generación 1960. Cuarto Grado. Mi libro Historia y Civismo.

Comentarios

Lo más popular de la semana