Figuras de los Mundiales. Eusebio da Silva Ferreira

“Ese día estuvo en cualquier lugar, menos en la Tierra”
Eusebio, sobre sus cuatro goles a Corea del Norte.

Nacido en Mozambique, entonces colonia portuguesa en África, Eusebio se desarrolló como futbolista en el continente negro, a través de uno de los clubes, Sporting de Lourenco Marques, que era patrocinado en Mozambique y Angola por los poderosos clubes lusitanos.

Irónicamente dicho club era patrocinado por el archirrival lisboeta del Benfica, el Sporting de Lisboa, pero cuando Eusebio fue llevado a Portugal a los 17 años para una prueba con los Albiverdes, prácticamente fue secuestrado por directivos del Benfica a su llegada a Europa y escondido mientras el incidente se enfriaba.}

El Sporting llevó el asunto a los tribunales, argumentando su propiedad sobre el jugador, mientras el Benfica optó por alargar el proceso seis meses, hasta que Eusebio cumplió los 18 años y tenía derecho de decisión.

Bela Gutmann, el veterano entrenador húngaro del Benfica, tenía en mucho aprecio al potencial humano traído de África, base del equipo que en 1961 se impuso al Barcelona en la Final de la Copa de Campeones de Europa: Costa Pereira (portero), José Aguas (capitán y centro delantero) y los laterales Joaquim Santana y Mario Coluna, pero Eusebio fue el mejor de todos.

Gutmann llevó a la titularidad de su equipo a Eusebio hacia el final de la temporada 1960 – 1961 y el africano inició de reservista en aquel memorable encuentro ante el Santos de Pelé en París.

Abajo 3-0 al medio tiempo, Gutmann tenía poco que perder cuando hizo ingresar a Eusebio, quien anotó tres goles para opacar a ‘O Rei’, en un encuentro que de todas formas fue ganado por los brasileños.

Un año después, Eusebio anotó dos goles con fuertes cañonazos en la final de la Copa Europea de Campeones para vencer 5-3 en Ámsterdam al Real Madrid de Di Stéfano y Puskas.

Eusebio hacía goles de todas formas, posiciones y distancias. Anotó 316 goles en 294 juegos de la Liga Portuguesa y 97 tantos en 60 partidos de la copa lusitana.

La ‘Pantera Negra’ también se lució con 57 anotaciones en las copas europeas de clubes que jugó con el Benfica, 46 tantos en la Copa de Campeones, siete en la Recopa y cuatro más en la Copa de la UEFA.

En 13 temporadas con el Benfica, ganó la liga lusitana en 10 ocasiones y la copa en cinco, además de ser nombrado el futbolista europeo del año en 1965.

Fue un gran rematador de cabeza, le pegaba al balón indistintamente con los dos pies, era veloz, sabía desmarcarse con facilidad y poseía inteligencia sobre el terreno de juego.

Guió a Portugal a su primera Copa del Mundo en Inglaterra 1966, donde fue el máximo anotador de la justa con nueves goles.

En la semifinal contra los ingleses fue nulificado por el zaguero Nobby Stiles y sólo se hizo presente al cobrar acertadamente un penal a dos minutos del final, cuando Inglaterra ya ganaba 2-0 con goles de Bobby Charlton.

Tras más de una década gloriosa con el Benfica, las lesiones comenzaron a marcar el final de la vida deportiva de Eusebio, quien ya no fue convocado para integrar la selección portuguesa en 1974, tras 14 años de titularidad indiscutible.

A los 32 años fue vendido por el Benfica a la Liga Profesional de Estados Unidos y durante varios años vagó por diversos clubes estadounidenses, luciendo visiblemente pasado de peso. Apropiadamente, una estatua suya domina la entrada al Estadio da Luz de Lisboa, la casa del Benfica.

Fuente:
Récord Mundial, Alemania 2006 ¡Piensa en Grande!, Ed. Notmusa, p. 68.

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Economía

25 Preguntas de Ciencia y Tecnología

Cultura Olmeca