Figuras de los Mundiales. Diego Armando Maradona

“Dios me hace jugar bien. Por eso siempre me persigno al entrar”
Diego Armando Maradona, Mediocampista argentino. 

Los orígenes de Diego Armando Maradona se remontan al suburbio de clase trabajadora de Fiorito, en Lanús, donde comenzó a jugar con el infantil Estrella Roja a los 9 años de edad.

Posteriormente, junto con sus amigos, fundo ‘Las Cebollitas’, cuyos integrantes fueron firmados en bloque por Argentinos Juniors.

El 20 de Octubre de 1976, Maradona, con la camiseta número 16, hizo su debut profesional, al entrar de cambio ante Talleres.

Con la selección albiceleste debutó en Febrero de 1977 como reemplazo de René Housemann en un amistoso ante Hungría.

Todo indicaba que Maradona sería incluido en la escuadra argentina para el Mundial de 1978, pero el técnico César Luis Menotti lo eliminó de la lista final en vísperas del torneo, aunque si lo consideró en el equipo que conquistó el Mundial Juvenil de Japón en 1979.

Boca Juniors lo compró por dos millones de dólares, para posteriormente venderlo por el triple de esos billetes al Barcelona, donde jugó dos temporadas y sufrió una terrible fractura causada por el vasco Andoni Goicoechea.

En 1984, el Nápoles pagó otra cifra récord, 10 millones de dólares, por Diego, cantidad que finalmente recuperó su presidente, Conrado Ferlaino, cuando el club vendió anticipadamente 70 mil entradas para toda la temporada.

Maradona alcanzó el cenit de su carrera en México 1986, donde Argentina levantó el título auxiliado por la ‘mano de Dios’ de Diego en los Cuartos de Final ante Inglaterra, encuentro también recordado por la magnífica conducción de balón que obsequió sobre la grama del Azteca y que concluyó en el balón adherido al fondo de la cabaña de Peter Shilton.

En la primavera de 1991, un examen antidoping arrojó rastros de cocaína, lo que motivó su suspensión de toda competencia futbolística durante 15 meses. Diego regresó a Argentina y fue arrestado y liberado bajo caución, por lo que regresó a España con el Sevilla de Bilardo, en una temporada que finalizó prematuramente marcada por el fracaso.

En su regreso a Argentina, Diego volvió a mostrar los rastros de su gran hechura de futbolista que era y consiguió la calificación del equipo al Mundial de Estados Unidos 1994, pero únicamente para volver a sufrir una nueva humillación al dar positivo en un examen antidoping, luego de un partido ante Nigeria.


Fuente:
Récord Mundial, Alemania 2006 ¡Piensa en Grande!, Ed. Notmusa, p. 107.

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Economía

25 Preguntas de Ciencia y Tecnología

Cultura Olmeca