Rusia 2018. No bastó con imaginar

Por más que imaginaron cosas excepcionales, los seleccionados mexicanos no siempre se acordaron del determinante verbo hacer. 

El inicio en Rusia 2018 fue un sueño muy bello. México consiguió ante Alemania su victoria más sonora en Copas del Mundo.

Juan Carlos Osorio presentó un equipo bien diseñado que hizo sentir orgullo por el arrojo mostrado y que aprovecho que la campeona tuviera desarticulado su mediocampo para someterla con la relampagueante jugada resuelta por Hirving Lozano. 

La Mannschaft invadió el territorio del Tri que ofreció hasta el final una heroica resistencia encabezada por un Guillermo Ochoa invulnerable. 

El triunfo contra Corea del Sur estaba cantado desde el día del sorteo. 

Hasta ahí todo iba bien. Pero justo cuando México estaba situado en el mejor panorama como líder de grupo volvió a padecer ese mal tan suyo de no saber volar con el viento a favor. 

Ante Suecia, lo deplorable más allá de la abultada derrota fue no tener capacidad de reacción. 

Eso sí, por más que se diga que el triunfo de Corea del Sur sobre Alemania benefició a México para avanzar a octavos de final, no hay que perder de vista que el Tri hizo su tarea desde temprano con sus dos victorias, y con sus seis puntos avanzó con más méritos que otras selecciones con mayor prestigio: España (5), Portugal (5), Dinamarca (5) y Argentina (4). 

No haber sido capaz de descifrar e imponerse a Suecia trajo el merecido castigo de toparse con Brasil y una tormentosa pregunta: ¿y si nos hubiera tocado Suiza? 

México llegó a esa frontera que separa sus alcances de sus anhelos y en octavos de final volvió a interpretar el papel que más le acomoda en los grandes escenarios: el de víctima. 

El Tri intentó hacerle juego a Brasil. Se insinuó, pero los argumentos se le acabaron pronto. Luego, el equipo se desmoronó ante el vértigo de Willian y algunos destellos de Neymar. Con el 2-0 encima se esfumó el quinto partido y la ocasión para que esta generación mexicana de futbolistas se confirmara como la mejor de la historia. 

"Imaginemos cosas chingonas", pidió el Chicharito. Para algunos esas palabras serán un llamado a visualizar éxitos y triunfos. Para otros no será más que una frase "engañabobos".

Fuente:
Por Guillermo Vite García y Víctor Peña en Futbol Total No.233, Agosto 2018, Editorial GIN Group, p. 46 – 47.

Comentarios

Lo más popular de la semana

Ajbar an – Nissa