Nostradamus, el ojo catastrófico









Michel de Notre – Dame (1503 – 1566) fue un médico y astrólogo francés. Durante su juventud estudió muchas ciencias: Matemáticas, Astronomía, Gramática, Lógica; después de recibirse de médico, aprehendió a profundidad la cábala y la alquimia. Dichos estudios lo llevaron a publicar en 1555 – firmando como Michel Nostradamus –, los versos titulados ‘Las verdaderas centurias astrológicas y profecías’, donde predecía una serie de catástrofes naturales y ocasionadas por el hombre que aquejarían a la humanidad hasta más allá del año 3000.


Las Profecías le dieron a Nostradamus tanto renombre que llegó a hacer horóscopos para miembros de la nobleza y fue el médico de cabecera del rey Carlos IX de Francia. Se dice que profetizó la muerte del rey Enrique II y la suya propia. Sus detractores consideran que las profecías de Nostradamus pueden ser interpretadas de diferentes maneras y adaptadas a un sinfín de circunstancias, ya que están llenas de analogías y metáforas. Sin embargo, para muchos, resultan tan claras como el cristal.

Un buen ejemplo está en la Centuria II, cuarteta 6, que se refiere a las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki en 1945:

Cerca de las puertas y dentro de dos ciudades, habrá dos azotes como nunca vio nada igual, hambre, dentro la peste, por el hierro fuera arrojados, pedir socorro al gran Dios inmortal.



Fuente: Revista Algarabía Extra “Lo insólito y lo sobrenatural” Año 2 #3, p.50.

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Trabalenguas de Oficios