Sectas y sociedades secretas





Una secta es un grupo de personas organizadas en una institución o entidad autónoma que comparten una serie de creencias e ideas religiosas, políticas o filosóficas. Más aún, cuentan con una jerarquía, un conjunto de reglas, una planificación, y una serie de principios, medidas y acciones que no están abiertas a todo el mundo.


La secta y sociedades secretas cuentan con una o más de estas características:
·         Iniciación: Para ser admitidos, sus miembros deben de superar un proceso o ritual de iniciación, a partir del cual pueden ser llamados “iniciados”.
·         Jerarquía: Después de la iniciación, existe una organización jerárquica en rangos y comúnmente existe un líder – o varios – que preside la secta y recibe el nombre de Maestro, Maestre, Gran Maestro, Prior, Comandante, Jefe, etcétera.
·         Códigos: Cuentan con una terminología específica y un sistema de símbolos y signos cuyos significados son revelados sólo a sus miembros.
·         Propósito: Muchas sectas enfocan sus acciones en la autoexploración espiritual y el estudio de temas considerados místicos, esotéricos u ocultistas.
·         Secrecía: Las enseñanzas, ritualística y los códigos de las sectas están protegidos por diversos mecanismos – por ejemplo, juramentos – para mantener la seguridad, la libertad y la cohesión de sus miembros.
·         Heterodoxia: Este concepto, antónimo de ortodoxia, alude a las creencias que difieren de las más generalizadas, y por ello, a menudo, se han juzgado de heréticas o subversivas.

El secretismo también incrementa la cohesión del grupo y crea una sensación de fraternidad entre sus miembros. Para las sectas que buscan la exploración de secretos metafísicos y la búsqueda del desarrollo personal, el secretismo es un paso indispensable que – a decir de los estudiosos y practicantes – centra la mente del iniciado y le despierta a una nueva conciencia de sí mismo y de su mundo.

Por último, hay quienes pueden ver, en algunos casos, que la secrecía de las sectas obedece a que se encuentran confabulando, conspirando o planificando en secreto un cambio en el sistema dominante de las cosas: algunas sociedades dicen haber participado en conspiraciones para llevar a cabo actos criminales, asesinatos políticos o revoluciones políticas y sociales.


Fuente: Por Abdul Al – Razhed en Revista Algarabía Extra “Lo insólito y lo sobrenatural” Año 2 #3, p.42 – 43.

Comentarios

Lo más popular de la semana

Principio de Excepción

Análisis de Amparo Dávila – Alta Cocina