Teoría de la Demanda de Dinero










"Porque la importancia del dinero se deriva esencialmente de ser un eslabón entre el presente y el futuro."
John Maynard Keynes.

El Mercado financiero desempeña una función decisiva en el modelo keynesiano. Si hay una tendencia automática hacia el pleno empleo, opera mediante desplazamientos de la curva LM, y si se alcanza el equilibrio sin pleno empleo, ello ocurrirá porque se frustran los efectos de los desplazamientos de tal curva.


Demanda de Dinero.
La decisión de la que se ocupa la teoría es una decisión acerca de la forma en que se mantendrá una cantidad de riqueza dada. El volumen de la riqueza del individuo se determina por un conjunto de decisiones ¿Cuál porción de esta riqueza se mantendrá en forma de dinero? Los individuos pueden mantener su riqueza en forma de dinero o bonos (o en ambas formas).

Se define el “dinero” como un activo generalmente aceptable como medio de cambio que no tiene ninguna tasa de interés monetario. Los “bonos” se definen como deudas irredimibles del gobierno cuya “tasa de cupón” está fija pero cuyo precio por unidad puede variar, y en efecto varía, de modo que su tasa de interés de mercado varía también.
La teoría de la demanda de dinero en el modelo keynesiano trata de explicar cuáles variables determinan la porción de una cartera mantenida en forma de dinero (y no de bonos) durante el periodo de decisión.

¿Por qué no mantener la riqueza en forma de bonos (que ganan interés) y no de dinero (que no se gana interés)?
Keynes contestó este interrogante señalando la existencia de la incertidumbre en la rentabilidad de los bonos y postulando que a los dueños de riqueza les disgusta el riesgo. Keynes implicó que la motivación especulativa depende de la incertidumbre.

La teoría keynesiana de la demanda de dinero puede apreciarse considerando esta demanda en tres categorías separadas:
  La motivación de las transacciones.
  La motivación de la precaución.
  La motivación especulativa de la conservación de dinero.

Motivación keynesiana de las transacciones.
“Una razón para la conservación de efectivo es la de salvar la brecha que separa el momento de la recepción de ingreso del momento de su desembolso. La intensidad de esta motivación… dependerá principalmente de la cantidad de ingreso y la duración normal del intervalo existente entre la recepción y el desembolso”.
John Maynard Keynes (1936)

La motivación especulativa keynesiana.
La demanda especulativa desempeña una función estratégica en la teoría monetaria keynesiana. El volumen de los saldos monetarios deseados, y por ende la velocidad de los saldos monetarios totales, depende de la tasa de interés de los bonos. Tal motivación se basa en el deseo “de obtener un beneficio conociendo mejor que el mercado lo que nos depara el futuro”. “El individuo que cree que las tasas de interés futuras se encontrarán por encima de las tasas supuestas por el mercado, tiene una razón para mantener efectivo líquido…” en lugar de bonos, y viceversa.

 

Fuente: Laurence Harris – Teoría de la Demanda de Dinero.

Comentarios

Lo más popular de la semana

Análisis de Amparo Dávila – Alta Cocina

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad