La evangelización y el papel de la Iglesia

A la difusión de la fe cristiana se le llamó evangelización. Era tan importante esta labor que el Papa, la persona más importante del catolicismo, la había regalado como un derecho a algunos reyes europeos, es decir, sólo ellos eran los únicos que podían autorizar la conquista de nuevos territorios a cambio de procurar la difusión de la doctrina cristiana entre las personas que vivieran en tierras desconocidas. Este derecho real se llamó patronato regio. Los reyes encargaron esta labor a los miembros de la Iglesia, a quienes juzgaron merecedores de ello.

La Iglesia enseñaba a los indígenas las reglas y preceptos doctrinarios del catolicismo, y a la vez aprovechaba para comunicarles los valores espirituales y las costumbres europeas.

Los sacerdotes fundaron talleres de trabajo, donde procuraron enseñar a los indígenas algunas técnicas europeas en la confección de telas y en la producción de artesanías hechas de barro y cobre.

Los indígenas, por su parte, que siempre habían sido hábiles en la fabricación de artesanías, aprovecharon adecuadamente las enseñanzas de los sacerdotes para crear obras que hasta la fecha sorprenden por su belleza.

Así, la Iglesia Católica tuvo un papel muy importante, pues influía poderosamente en muchos aspectos de la vida colonial, porque la mayor parte de las actividades giraban en torno a ella. Aparte de que se dedicó a atender a los creyentes españoles, tuvo especial empeño en que los indios recibieran la cristianización no como una imposición, sino como mensaje de bondad y bienaventuranza, aunque en realidad el dominio español hiciera sentir lo contrario. Para poder cumplir con todas sus empresas, la Iglesia contó desde siempre con atribuciones y encargos que hoy les correspondería llevar a efecto a las autoridades civiles.

La Iglesia, en esta época, era la encargada de llevar el control de los nacimientos, matrimonios y muertes.  Colaboraba también con la urbanización al mandar construir templos, acueductos, puentes y hospitales.

Asimismo, era la encargada de la educación en todas sus formas y grados, por lo que estableció colegios y preparó a muchos religiosos en el conocimiento de las lenguas indígenas para poder enseñar el español y difundir diversos conocimientos técnicos entre la población. Uno de los colegios más importantes que se fundaron al inicio de la época colonial fue el de Santa Cruz de Tlatelolco.


Fuente: Supertareas 4, Fernández Editores.








Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

Análisis de Amparo Dávila – Alta Cocina