Los Arcanos Mayores del Tarot. 21. La Transmutación

Corresponde a la letra Shin y al signo astrológico Sol.

Una doncella desnuda, apenas cubierta por un largo manto azul, transparente, que lleva en cada mano una varita mágica. Está enmarcada en una guirnalda de tres colores, la guirnalda está dentro de un marco rectangular que representa el cuaternario cósmico. En cada esquina están las siguientes figuras: un ángel con manto azul y aureola, un águila amarilla con alas azules y aureola, un león rojo con aureola y un toro sin aureola.


Significados de la figura La Transmutación.

O El Mundo o El Universo, como también se le conoce, simboliza lo que, cambiando siempre, siempre es igual, o sea la constante actividad, transmutación cambiante, creadora, renovadora y conservadora de la naturaleza en todo lo manifestado. Es el misterio de los cambios que se operan en la naturaleza, de manera constante y sin detenerse jamás.

El número 21 representa siete veces tres y tres veces siete. Ambos números cabalísticos son muy conocidos y se refieren al cuerpo humano, a la vida transitoria, a lo sensitivo y a la trinidad del hombre.

Este Arcano es la inmortalidad del alma, es el conocimiento de lo que nos rodea y la entrega total al trabajo creador, quizá por eso en la cartomancia muchos también le llaman El Iniciado.

La doncella: Simboliza la naturaleza, el manto azul es el cielo que la cubre.

Varitas mágicas: Es el poder que tiene de transformación de las formas.

La guirnalda: Es el triunfo constante, cerrado, el hacer que de la muerte renazca la vida.

El marco rectangular: Señala los cuatro puntos cardinales.

El ángel: Es el mensajero de la divinidad.

El águila: Es el espacio infinito, el anhelo de elevación, de superación, es lo relacionado con todo lo que sube o baja del cielo.

El león: Representa, en este caso, el Sol.

El toro: Representa la fuerza, la superioridad dentro de la evolución en las especies animales irracionales, la superioridad del mamífero sobre el reptil. Es el símbolo de la Tierra y, repetimos, de la fuerza.

Al mismo tiempo, estos cuatro últimos símbolos de esta carta, exponen los cardinales del Zodiaco: Acuario, Escorpión, Leo y Tauro; o sea, la representación de un ángel, un águila, un león y un toro, símbolos sobradamente conocidos por los habitantes del Antiguo Egipto.

Colores: Cada vez que aparece el color azul en el Tarot, se está refiriendo al cielo, como en las alas del águila o en el manto de la doncella, con algunas pequeñas variaciones de concepto. Cada vez que aparecer el color amarillo, significa inteligencia y el color oro significa relación con Dios, de manera que el amarillo hacia el tono dorado significa entendimiento con Dios.

En su aspecto negativo, este naipe representa obstáculos, situaciones inciertas y problemas de índole diversos que pueden ser vencidos mediante esfuerzo, pues se cuenta con la protección de amistades sinceras. Esto significa que, aun en el aspecto negativo, es victoria sobre intrigas y deslealtades.   

Claves para resumir La Transmutación.

Asociación astrológica: Sol.

Éxito y logro, victorias, distinciones, perfección a través de persistencia.

Aplicación del poder de voluntad.

Fortuna y larga vida, cambios para bien.

Que el consultante utilice su imaginación creadora.

En caso de usarse con fines de predicción, esta carta representa la fortuna mayor. Anuncia iluminación espiritual y armonía como meta de la vida. Es inspiración acertada en el trabajo, que rendirá buenos frutos. Es promesa de larga vida con buena fortuna. Anuncia herencias, dividendos, distinciones y victorias.



Fuente:
Editorial Época – El Tarot y sus Secretos, p. 68 – 70.








Comentarios

Lo más popular de la semana