Jesús. Otra vez en Nazaret

La casa de Jesús no está lejos de la elevada colina situada en la parte norte de Nazaret, él y su familia viven en las afueras de la ciudad, lo que le facilitará disfrutar frecuentes paseos por el campo y subir a la cumbre de esta montaña cercana, una de las más altas de todas las colinas del sur de Galilea. La casa está situada hacia el sureste del promontorio de esta colina y aproximadamente a mitad de camino entre la base de esta elevación y la carretera que conduce de Nazaret a Caná. Además de subir a la colina, el paseo favorito de Jesús es un estrecho sendero que rodea la base de la colina hasta el lugar donde se une con la carretera de Séforis.

Para que las almas tiernas, profundas y con una misión especial a desarrollar posteriormente se fortalezcan, necesitan en los primeros años de vida un ambiente silencioso y de paz, y Galilea es ese lugar calmo que permite a Jesús recibir sus primeras e importantes impresiones de calma dulce y austeridad, las casas bajo la roca tienen sembradíos que semejan una selva de granados, higueras y viñas, el cielo muy azul surcado por grandes parvadas de palomas no desentona con lo hermoso del paisaje, el ambiente es bañado de frescura y verdor por el aire puro y revitalizador llegado de las montañas y para darle el toque genial y hasta divino a este ambiente, nada mejor que pertenecer a una familia amorosa, piadosa y patriarcal, así es el ambiente infantil de Jesús.

Dentro de la tradición judía, el hogar paterno es una especie de templo y lo es más aún para los infantes, ya que la fuerza de la educación reside en la unidad de la ley, fe y una fuerte organización familiar, todo esto bajo una firme idea nacionalista y religiosa, a tal grado que los únicos adornos en las paredes de las casas judías son piezas de la ley que se extienden sobre puertas y ventanas, aunado a esto, la unión entre los padres y el amor hacia los hijos dan calor e iluminan las carencias del hogar, cuando las hay, con una rica vida espiritual.

El matrimonio llega a su hogar en Nazaret y por primera vez desde el nacimiento de Jesús, se instalan como familia para disfrutar de la vida. A los pocos días, José consigue trabajo como carpintero y Jesús ya tiene poco más de tres años, goza de excelente salud; está lleno de alegría y entusiasmo al tener una casa donde correr y disfrutar, sin embargo, extraña la compañía de sus amigos de juego de Alejandría.

En este ambiente, Jesús recibe sus primeras lecciones y enseñanzas de parte de sus padres, aprende a conocer las Escrituras y desde sus años infantiles el largo y extraño destino se desarrolla ante sus ojos, en las que las fiestas son celebradas en familia con lectura, canto y oraciones, como la del Tabernáculo durante la cual se construye una cabaña en medio del patio o sobre una terraza adornada con ramas de mirto y olivo, para recordar el lejanísimo tiempo de los patriarcas errantes; también encienden el candelabro de siete velas, abren los papiros y pasan horas enteras leyendo historias sagradas.

Para el alma infantil de Jesús, Dios está presente en todo lo que ve y escucha del Padre y en el amor casi silencioso de la madre, estos son los días en Israel que ven crecer al hijo de Dios, con gozo, aflicciones y esperanza eterna. A las preguntas incisivas y ardientes del pequeño, su padre José apenas puede contestar conforme pasa el tiempo y es María quien, con paciencia y ternura le dice: La palabra de Dios sólo vive en sus profetas, en su día, los sabios, los solitarios del monte Carmelo y del Mar Muerto te responderán.

El cuarto año de vida de Jesús es de desarrollo físico normal, y de actividad mental poco común, incluso, tiene un muy bien amigo vecino, aproximadamente de su edad, llamado Jacobo. A medida que Jesús crece raparte su tiempo casi a partes iguales entre la escuela, ayudar a su madre en los quehaceres del hogar y observar a su padre en el trabajo del taller, escuchando al mismo tiempo las conversaciones y las noticias de los conductores y viajeros de las caravanas procedentes de todos los rincones de la tierra.

A esa edad, se desata una epidemia virulenta de trastornos intestinales, contagiada por los viajeros de las caravanas que se extiende por todo Nazaret, por lo que María marcha con su familia a la casa de campo de su hermano, a varios kilómetros de su casa, en donde permanecen durante más de dos meses, por lo que el pequeño Jesús disfruta mucho de su primera experiencia en una granja al dar de comer y cuida a la variedad de animales que hay en ese lugar.

Al cumplir el primer lustro de su vida, Jesús tiene una extensa conversación con su padre sobre la forma en que nacen los seres vivos en el mundo, esta es una de las partes más valiosas en la educación y vida de Jesús, ya que María y José responde a sus preguntas reflexivas y penetrantes. Desde esta edad y hasta los diez años, Jesús es una interrogante permanente.

El niño Jesús participa de todo corazón en todas estas experiencias naturales y normales del hogar, ya que en su mundo existen pocos hogares que puedan proporcionar a los infantes una educación intelectual, moral y religiosa mejor que la de los hogares judíos de Galilea, los cuales tienen un programa sistemático para criar y educar a sus hijos, además de la costumbre de que la madre se responsabiliza de la educación de los varones hasta que cumplen cinco años, entonces el padre se encargará en delante de la educación.

Pasa un año y Jesús empieza a manifestar un extraordinario interés por la historia de Israel, preguntando por el significado de los ritos del sábado, los sermones de la sinagoga y las fiestas conmemorativas periódicas, por lo que su padre le explica el significado de todas estas celebraciones.

Durante algunos años, José trabaja en Caná, Belén, Magdala, Naín, Séforis, Cafarnaum y Endor, así como para muchas construcciones en Nazaret y sus alrededores, por lo que Jesús se desplaza frecuentemente con su padre a estas ciudades y pueblos vecinos. Ya es un obsesivo observador que adquiere muchos conocimientos prácticos durante estos viajes.


Fuente:
Los Grandes. Jesús, Editorial Tomo, p. 32 – 35.









Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad