Chile 1962. Dominantes

Surge un nuevo héroe. 

Brasil demostró que podía ganar sin Pelé y tuvo como figura a Garrincha, para defender el título y conseguir el bicampeonato en el país andino. 

Año 1962, tocaba el turno a Chile, país que venía recuperándose de un sismo ocurrido dos años antes de la justa mundialista, pero que albergaba con los brazos abiertos una nueva edición. Brasil llegaba como favorito tras levantar la Copa en Suecia 1958; no obstante, una lesión de Pelé en la primera fase daba oportunidad a otras selecciones, entre ellas, la combativa escuadra chilena.

Brasil llegaba como favorito tras levantar la Copa en Suecia 1958; no obstante, una lesión de Pelé en la primera fase daba oportunidad a otras selecciones, entre ellas, la combativa escuadra chilena.

Pese a que Brasil tuvo que hacer frente a la baja de O'Rei, contó con la aparición de un héroe inesperado: Manuel Francisco dos Santos, mejor conocido como Garrincha. 

Después de una primera ronda discreta, comandó la victoria en Cuartos de Final y despachó con un doblete a Inglaterra. En Semifinales se encargó de eliminar a los anfitriones marcando dos tantos que dieron el pase a la Final a los brasileños. 

En el gran juego, Brasil fue contundente y se impuso a la sorprendente Checoslovaquia, por marcador de 3-1, para defender con éxito el trofeo Jules Rimet y conquistar su segunda Copa del Mundo, además de convertirse en una selección de época que empezaba a marcar una nueva era. 

En esta edición fueron seis los jugadores que compartieron el reconocimiento al mejor goleador con cuatro tantos, incluidos los brasileños Garrincha y Vavá, aunque el húngaro Florian Albert lo hizo en sólo tres partidos, y fue reconocido como el mejor jugador joven del Mundial. 

Los anfitriones le dieron una alegría al pueblo chileno al vencer a Yugoslavia por el tercer lugar, la mejor posición en su historia. 


Fuente:
Por Luis Robledo en Récord Especiales, ‘Rusia 2018’, Ed. Notmusa, p. 162 – 163.

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Economía

Cultura Olmeca