Belleza para honrar a Alá. Introducción

Con la dinastía Omeya, receptora de la tradición bizantina, nacieron el arte y la arquitectura del islam clásico; mientras que, durante el califato abasí, llegó su auténtico apogeo y la grandiosidad monumental.

La proclamación de una nueva fe y la creación del imperio exigieron un arte propio, sobretodo  al tratarse del pueblo que se consideraba el elegido por Dios y el único depositario de su mensaje. Asentado el imperio musulmán en el llamado Creciente Fértil -tras derrotar casi incomprensiblemente a los imperios Bizantino y Sasánida, que se repartían el poder en la región-, pudo nutrirse de sus tradiciones artísticas y dar origen, junto con sus propias aportaciones, a un arte específico. 

Los omeyas, que establecieron su capital en Damasco, recibieron una mayor influencia del arte bizantino y la tradición artística grecorromana que se había desarrollado en las grandes ciudades de la Decápolis. La dinastía Abasí acabó con la Omeya a mediados del siglo VIII y trasladó la capital a Bagdad, recibiendo sobre todo la influencia artística del antiguo Imperio Persa. Con los omeyas surge el arte y la arquitectura del islam clásico. Esta dinastía nos ha dejado monumentos de gran belleza, que influyeron y sirvieron como modelos para desarrollos posteriores. Por su parte, el califato abasí, desde finales del siglo VIII hasta el X, constituye el apogeo del poder islámico y de la grandiosidad de sus monumentos. Por desgracia, poco nos ha quedado de sus construcciones, posiblemente las más esplendorosas de cuantas se erigieron, como el palacio de Ukhaïdir o la impresionante ciudad de Samarra. En esta última todavía es posible contemplar los restos de sus dos inmensas mezquitas, y en una de ellas, su minarete helicoidal, que se asemeja a los zigurat de la antigua Siria. Quien visite la mezquita de Ibn Tulun en El Cairo, inspirada en estas construcciones, puede imaginar cómo debieron ser aquellas fastuosas edificaciones. Con el tiempo, el arte islámico se irá alejando de sus primeras influencias para crear formas propias, con una cierta uniformidad que se impondrá más allá de las distintas aportaciones de los países en los que floreció.

Fuente:
Por Jerónimo Páez en Muy Interesante Historia, ‘El Islam. Los misterios de una religión’, Ed. Televisa, p. 81 – 83.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

La recomendación del momento

Los Recientes de los Días

Los Recientes de los Días son los más jóvenes de los directores supremos de los superuniversos; en grupos de tres presiden los asuntos de lo...

Lo más popular de la semana