Fuentes de ventaja competitiva







La ventaja competitiva se deriva de la forma en que las empresas organizan y llevan acabo actividades discretas. El valor definitivo que crea una empresa se mide por el precio que los compradores están dispuestos a pagar por su producto o servicio. Una firma es rentable si este precio supera el coste colectivo de realización de todas las actividades requeridas. Para conseguir una ventaja competitiva respecto a sus rivales, una empresa ha de ofrecer un valor comparable al comprador pero llevar acabo las actividades de forma más eficiente que sus competidores (coste inferior), o realizar las actividades de una forma peculiar que cree mayor valor para el comprador y permita obtener en sobreprecio (diferenciación).


Las actividades se pueden dividirse en dos grandes grupos: Actividades primarias y aquellas que proporcionan recursos humanos, tecnología e insumos comprados. O funciones generales de infraestructura para apoyar las otras actividades. Cada actividad emplea insumos comprados, recursos humanos, alguna  combinación de tecnologías y se aprovecha de la infraestructura de la empresa como la dirección general y financiera.

La estrategia marca la forma den que la empresa realiza peculiares  actividades y organiza toda su cadena de valores. Las empresas consiguen ventaja competitiva al concebir nuevas formas de llevara acabo sus actividades, emplear nuevos procedimientos, nuevas tecnologías o diferentes insumos.

La cadena del valor de una empresa es un sistema interdependiente d red de actividades, conectados mediante enlaces. Los enlaces se producen cuando la forma de llevar acabo una actividad afecta al coste o la eficacia de otras actividades. Frecuentemente, los enlaces  crean situaciones den las que si se opta por algo tiene que ser a cambio de renunciar a otra cosa.

La coordinación de las actividades enlazadas reduce los costes de transacción, permite una mejor información a efectos de control y hace que unas operaciones menos costosas en una actividad sustituyan a otras más costosas en algún otro punto del proceso.

Obtener los beneficios de los enlaces exige simultáneamente una compleja coordinación organizativa y la resolución de difíciles situaciones de toma y daca entre líneas de la organización.

Los  enlaces no sólo conectan las actividades dentro de una empresa sino que también crean interdependencia entre una empresa y sus proveedores y canales. Una empresa puede crear ventaja competitiva mediante la optimización o coordinación de estos enlaces con el exterior.    

La cadena del valor también pone al descubierto las fuentes de diferenciación. La diferenciación se produce, fundamentalmente, en razón a la forma en que el producto, los servicios conexos y otras actividades de una empresa afectan a las actividades del cliente. 

Las diferentes bases para la diferenciación dentro de diferentes sectores también son importantes para la ventaja competitiva nacional. Hay diferencias sistemáticas en  los tipos de relaciones con los clientes en las que resultan insuperables las empresas de determinadas naciones.

La cadena de valor permite una visión más profunda no sólo de los tipos de ventaja competitiva sino también del papel del ámbito competitivo a la hora de conseguir ventaja competitiva.
           
Una razón de que las empresas consigan ventaja competitiva es que eligen en ámbito diferente al de sus competidores, al centrarse en un segmento diferente, alterar la amplitud geográfica o combinar los productos de los sectores afines.





Fuente: Michael Porter-La ventaja competitiva de las naciones.

Comentarios

Lo más popular de la semana

Rumania

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad