Los límites de las políticas nacionales






Los estados nacionales tienen que desenvolverse bajo una doble presión: Por un lado, la fuerza y las condiciones que les impone la globalización de la economía y los sistemas y procesos de producción, de intercambio y de comunicación e información que operan y funcionan en el mundo. Por otro, las fuerzas locales, regionales dentro de los Estados nacionales que reclaman (y van obteniendo) cada vez más atribuciones y recursos.


La 1° dimensión del proceso de globalización se refiere al mercado financiero y al de las monedas. Estos mercados de capital tienen la capacidad de pasar por encima a los controles gubernamentales de distintos países y también a la suma de esfuerzos que varios de ellos realicen.

La 2° dimensión del proceso de globalización está en la caída de las barreras comerciales y en la internacionalización de las estrategias de producción e intercambio de las empresas.

La 3° dimensión del proceso globalizador reside en la tecnología de la información, que está en el centro mismo de la capacidad productiva de las economías nacionales.

El carácter mundial y la interdependencia de los medios de comunicación social, una 4° dimensión de la globalidad, ha ido creando un espacio audiovisual y auditivo que fundamentalmente transforma la cultura y la información de manera independiente, muy al margen de los objetivos y esfuerzos que sobre el particular establecen y hacen los Estados nacionales.

Las empresas trasnacionales han adquirido un poder considerable, pueden dividir los procesos de producción y localizarlos en diferentes países, practicando la desintegración vertical de la producción. Seleccionan los países en donde invierten en función de las condiciones que prevalecen en los mercados de trabajo, en materia tributaria, así como en la existencia y adecuado funcionamiento de los servicios de infraestructura.

Keynes argumentó a favor de la participación del Estado en la economía para lograr el empleo pleno de las personas y de las cosas. Buscaba que el gobierno desempeñara un papel amplio y activo en la economía.

Los países ricos no se desarrollaron a partir de las políticas e instituciones que hoy recomiendan e imponen a los países subdesarrollados. Muchos de los hoy países ricos utilizaron y pusieron en práctica políticas proteccionistas y los subsidios para estimular su industria y otras ramas de la producción.

Con la globalización vino el fortalecimiento de la democracia, derrocándose en la mayoría de los países subdesarrollados gobiernos autoritarios y dictatorialesCon todo y la globalización de la economía los Estados Nacionales no se convierten en obsoletos. Continúan siendo decisivos para, mediar entre las multinacionales que compiten por los recursos naturales e importantes para proteger a sus ciudadanos del capitalismo globalizado.

Los Estados Nacionales presionados y condicionados por la globalización buscan fortalecerse en ese mundo dominado por las ‘fuerzas del mercado’. Algunos otros países buscan aprovechar la globalización para su beneficio nacional. En el otro extremo, los Estados nacionales se ven presionados por fuerzas locales que quieren compartir el poder con los gobiernos centrales. En apariencia esas fuerzas parecen debilitar el Estado Nacional, pero al contrario, lo fortalecen descentralizando algunas funciones para provecho de la población.

En un Estado Federal el gobierno central asume aquellas tareas que no sólo exceden la capacidad de una persona o de una localidad para atenderlas, sino también exceden la capacidad de las entidades federativas y, también asume aquellas tareas que entrañan proporcionar los bienes y los servicios públicos que lo son para toda la Federación y no sólo para una parte de ella (defensa, seguridad nacional, emisión de moneda, asuntos internacionales, etc.)

 

Fuente: Michael Porter-La Ventaja Competitiva de las Naciones.

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad