Impacto Mediático fuera del ring










Desde la década de los 50, la lucha libre ha invadido las pantallas de cine y televisión, así como los comics, transformando a luchadores de carne y hueso en superhombres.

Aunque en algún tiempo la lucha libre fue considerada un espectáculo dirigido exclusivamente a un bajo estrato social, en nuestros días, su alcance ha sido tal, que ya no es extraño observar en las arenas a personas de todas las clases sociales, quienes al igual que antaño, se apasionan y hacen suyo el deporte del pancracio.


Mucho han influido, los canales que la lucha libre ha utilizado para llegar a cada uno de sus seguidores, para que actualmente cuente con tanto éxito.

Uno de los primeros medios por los que los encordados fueron conocidos en nuestro país fue el cine, el cual no sería el mismo, de no haber existido el subgénero de los filmes relacionados con este deporte.

Fueron las máscaras y los rings los que inspiraron a escritores para desarrollar historias en las que los superhéroes eran luchadores profesionales, quienes sin contar con los superpoderes de Superman o el Hombre Araña, sostenían una ardua pelea contra el mal.

La década de los 50 marcó el inicio de este género que popularizó El Enmascarado de Plata, así lo cuenta Raúl Azcoitia, productor del programa ‘Zona de Combate’: “Parte de la época del Médico Asesino, aunque al principio tuvo poco éxito, pero esta cinta dio la pauta para que surgieran más filmes. Después siguió Huracán Ramírez, quien haría una película homónima, la cual tampoco tuvo mucho éxito”.

Pero no fue sino hasta 1958, que vendría un personaje a revolucionarlo todo. El Santo, quien ya contaba con fama dentro de los encordados, se introduciría en el séptimo arte para dar paso a la época de oro de este tipo de filmes.

‘Santo contra El Cerebro del Mal’ fue el primer largometraje de este personaje que, con el tiempo, sería el máximo representante de este género.

El Enmascarado de Plata se convirtió en un superhéroe, que luchaba contra mujeres vampiro, hombres lobo, científicos locos. Al principio la calidad de la escenografía y utilería eran bastante pobres, con el tiempo se fueron incluyendo autos, computadoras y, en ocasiones, hasta la afamada Interpol, elementos que ayudaban a ‘El Enmascarado de Plata’ en su lucha contra el mal. Un total de 52 películas conforman la filmografía de El Santo, la última de ellas fue filmada en 1977, cuando Rodolfo Guzmán contaba con 60 años de edad.

Siguió a este luchador su archirrival, Blue Demon, quien también hizo lo suyo dentro de la pantalla grande. El genial ‘Manotas’ debutó como actor de cine en 1966, con la cinta ‘La Sombra del Murciélago’, para después hacer 24 películas más, nueve de ellas, en papel estelar junto a El Santo. En esa época, ambas estrellas lograron tener presencia en lugares en donde la lucha libre era prácticamente desconocida. Países como Francia y Jaón hoy rinde culto a estos superhéroes de los encordados mexicanos.

El éxito de Santo y Blue Demon se prolongó hasta principios de los 80 y aunque una década después, Octagón, Atlantis, Blue Demon Jr., El Hijo del Santo, entre otros, intentaron emular el éxito obtenido por sus antecesores, lo cierto es que, hasta la fecha, nadie ha logrado revivir el género del cine de lucha que murió junto esas dos leyendas.

Historietas y Dibujos Animados.
La lucha libre no se conformó con llegar al cine, sino que entre 1962 y 1974 llegó al mundo de los cómics, convertido en fotograma. De nuevo fue ‘El Santo’ el precursor en este ámbito, gracias a que José Guadalupe Cruz, quien usó la imagen de ‘El Enmascarado de Plata’ para convertirlo en héroe de sus historietas, las cuáles editó ICAVI en Colombia. Siguió a esto Blue Demon, quien tuvo gran éxito en Sudamérica con la publicación de sus aventuras, y aunque ambas publicaciones se mantuvieron en cirulación por algunos años, con el tiempo desaparecieron. Estas ediciones dejaron un hueco, que recientemente han intentado llenar estrellas actuales, como los hijos de estas dos leyendas, quienes en 2005 publicaron sus respectivos cómics, pero no lograron perdurar. Otras historietas como Dark Angel, Konan y Tinieblas, también fueron fallidos intentos. En 2007, Místico y Cibernético encontraron en las historietas un camino para contar sus aventuras fuera del ring.

En cuestión de dibujos animados, el canal de televisión Cartoon Network creó una serie llamada ‘Mucha Lucha’, elaborada por talento mexicano, la cual se ha colocado en el gusto del público infantil. La misma cadena, en 2004, lanzó una nueva caricatura, con El Santo como personaje principal. La serie estuvo compuesta solamente por cinco capítulos de dos minutos cada uno, la cual contó con la aprobación de El Hijo del Santo.

La televisión como promotora.
Según Raúl Azcoitia, “los luchadores se han dado cuenta del poder de la televisión y han modificado inclusive su forma de luchar, se visten mejor, luchan más porque la gente los conoce de más lejos, son tan populares que se han olvidado de luchar”.

Y es que la televisión se convirtió en un canal para promover la imagen de las estrellas del cuadrilátero. Como de costumbre, El Santo fue el primero en tener una serie de televisión llamada simplemente como él. Pero en la década de los 80, personajes como Tinieblas y Konan lograron figurar en la pantalla chica. En los últimos años, cada luchador ha decidido lograr reconocimiento a través de la televisión, ya sea como conductor, participante en reality shows, telenovelas, comerciales de alguna marca, programas de concursos y hasta vídeos musicales. Así, la televisión se ha convertido en otra arena de combate.  


Fuente: Por Cristina Sánchez en Récord Lucha Libre. 75 años en México, p. 84 – 86.

Comentarios

Lo más popular de la semana

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

Análisis de Amparo Dávila – Alta Cocina