Animales en peligro de extinción

La deforestación masiva de bosques y selvas, unida a la cacería desmedida, ha provocado a lo largo de los últimos siglos la desaparición de más de 30 especies en México. Esta situación ha creado serios problemas en el complejo equilibrio que debe existir entre cada uno de los ecosistemas. Cada vez que se hace un censo de especies animales en nuestro país, es mayor el número de ellas que están presentes en algunas de las clasificaciones establecidas para valorar el riesgo de desaparición en que se encuentran las especies:

1) Especies Extintas: Abarca todos los animales que han desaparecido por completo de una región o del planeta.

2) Especies en Peligro de Extinción: En esta clasificación se encuentran todas aquellas especies con menos de 1000 individuos.

3) Especies Amenazadas: El número de individuos de esta categoría va de los 1000 a los 5000; pueden estar en peligro de extinción a causa del ser humano.

4) Especies Raras: Se trata de aquellas que naturalmente son escasas; por lo tanto, cualquier cambio o afectación en su hábitat las coloca en peligro de desaparecer.

En nuestro país, las aves ocupan el primer lugar entre los animales en peligro de extinción. Muchas de ellas son endémicas, es decir que si se acaban en la República Mexicana, desaparecerán por completo de la Tierra. Es urgente establecer medidas para su protección.

Ajolote.
Es una especie de salamandra con cuatro dedos en las patas delanteras y cinco dedos en las patas traseras. La cola está comprimida lateralmente para facilitar la natación. Un hecho biológico interesante es que este animal puede reproducirse en estado larval sin llegar a adulto. Los mexicas lo apreciaban como alimento y a principios del siglo XX era una mascota de lujo entre las familias ricas. Habita sólo los lagos del centro de México, y como éstos, se encuentra amenazado. Esta especie nada más existe en esta región, y si se extingue desaparecerá de todo el planeta.

Pavón o gran cornudo.
Es una de las aves más raras de México y existen muy pocos ejemplares. Su cabeza termina con una prolongación cilíndrica a manera de cuerno rojo. Es similar en el tamaño al guajolote. Su plumaje es oscuro, de tonos verdosos en el dorso. Es característica su cola negra con una banda blanca. Está en peligro de extinción. Como en el caso de otras aves, su principal problema es la destrucción de las selvas, que restringe el territorio que puede ocupar, sus sitios de anidación y los recursos de que puede disponer para alimentarse.

Tapir.
Actualmente es el mayor de los mamíferos silvestres de nuestro país. Mide 2 m de largo y pesa de 180 a 200 kg. Es tímido y no tolera ser molestado por el ser humano. Entre la vegetación mantiene una red de veredas que usa para desplazarse de sus lugares de descanso a sus comederas. Nada mucho y toma baños de lodo por placer, y para eludir a los mosquitos y otros insectos molestos. De hecho, los ríos, lagos y pantanos parecen ser parte esencial de su hábitat. Tiene un oído y un olfato muy agudos, pero es de vista deficiente. Es exclusivamente herbívoro y come las hojas y brotes de varios árboles y arbustos.

Águila arpía.
Es una de las aves de rapiña más grandes del mundo, con 90 cm de la cabeza a la cola. Asimismo, es el ave más grande y corpulenta del país. Tiene un pico fuerte y ganchudo. En la cabeza presenta unas plumas que forman la cresta característica de esta especie. Se alimenta de aves y mamíferos, de preferencia monos araña y aulladores. Está en peligro de desaparecer por la destrucción de las selvas. Se piensa que existen unos diez individuos en estado silvestre. Por ser un animal tan grande requiere de extensiones amplias de selva para sobrevivir.

Bisonte.
También conocido como cíbolo, es un pariente cercano del ganado vacuno. La cacería excesiva acabó con ellos en México a finales del siglo XIX. Hoy prospera una pequeña manada reintroducida en los estados de Coahuila y Chihuahua. Los machos adultos llegan a pesar más de una tonelada y las hembras 400 kg. Los machos tienen los cuernos más grandes y la región de los miembros anteriores, el cuello y la cabeza, cubierta de pelo lanoso. Se alimentan de pasto, aunque también comen hojas o tallos tiernos de arbustos. Los partos son normalmente de una sola cría, que la madre amamanta durante cerca de 1 año, aunque permanecen juntos casi 3. Viven de 15 a 20 años.

Cotorra serrana.
Es un ave poco conocida y rara en la actualidad. Habita exclusivamente los bosques de pino de la Sierra Madre Occidental. La destrucción de estos bosques y el comercio ilegal de los polluelos y adultos de esta especie podrían extinguirla en el futuro cercano. Su inminente disminución se debe a la pérdida de sitios de anidación, pues la casi total desaparición de pájaros carpinteros ha provocado que no existan suficientes árboles huecos. Se han encontrado restos de esta especie en el sitio arqueológico de Paquimé, Chihuahua, donde al parecer se la mantenía en jaulas, como animal doméstico.

Lobo mexicano.
Similar a un perro pastor alemán, el lobo es más grande que el coyote, aunque no tiene la cola esponjada ni el hocico agudo. Normalmente vive en grupos de 2 a 15 individuos que cazan a sus presas en forma organizada. Estos grupos tienen un macho líder que gana su puesto luchando con los demás integrantes del grupo. Es un depredador muy eficiente que se alimenta normalmente de animales silvestres como berrendos y conejos, pero que llega a cazar ganado cuando escasean sus presas comunes. La población de lobos se redujo notablemente a partir de 1960, por la cacería y el uso de cebos envenenados.


  
Fuente: Bancomer – Álbum de la Naturaleza de México, p. 48 – 49.









Comentarios

Lo más popular de la semana

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

Análisis de Amparo Dávila – Alta Cocina