Proyecto Pandora

A finales de los años 50, Charles Bohlen, embajador de los Estados Unidos en Moscú, y su sucesor, Llewellyn Thompson, fueron víctimas del cáncer durante su estancia en la Unión Soviética; dos décadas más tarde, el embajador Walter J. Stoessel Jr. sufrió de náuseas, mareos y linfoma. Según lo revelaría más tarde el Proyecto Pandora – dirigido por la CIA para estudiar la respuesta cerebral a la radiación electromagnética –, los rusos habían instalado una antena de microondas – llamada Moscow Signal – cuyo fin era controlar las mentes del personal de la embajada de los Estados Unidos en la capital rusa.




Fuente: Revista Algarabía Extra “Lo insólito y lo sobrenatural” Año 2 #3, p.64.









Comentarios

Lo más popular de la semana

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

Análisis de Amparo Dávila – Alta Cocina