Interés Simple y Compuesto

Interés Simple.
  La tasa de interés refleja la relación que existe entre los intereses y el capital.
  Se refiere al aumento del valor del dinero con el tiempo.
  Generalmente se determina al multiplicar un Monto por un porcentaje previamente ya determinado.
  La fórmula elemental del interés simple sería: M = C (1+it).

Interés Compuesto.
  En periodos largos, para conocer la cantidad que se obtiene o se paga por concepto de intereses, se utiliza el interés compuesto.
  Los intereses que se van generando se van incrementando al capital original en periodos establecidos y, a su vez van a generar un nuevo interés adicional para el siguiente lapso.
  Se dice entonces que el interés se capitaliza y que se está en presencia de un interés compuesto.
  En estas operaciones, el capital no es constante a través del tiempo, pues aumenta al final de cada periodo por la adición de los intereses ganados de acuerdo con la tasa convenida. La fórmula sería la siguiente: M (1+i)n

Periodo de Capitalización.
  El interés puede ser convertido en capital anual, semestral, cuatrimestral, trimestral, bimestral, mensual y diario.
  Dicho periodo es denominado “periodo de capitalización”.
  Al número de veces que el interés se capitaliza durante un año se le denomina frecuencia de conversión.
  Si el interés se expresa sin mención alguna respecto a su capitalización, se entiende que esta ocurre anualmente.
  Es muy importante que, para la solución de cualquier problema de interés compuesto, el interés anual sea convertido a la tasa que corresponda de acuerdo con el periodo de capitalización que se establezca.
  Si el interés se capitaliza mensualmente debe transformarse el interés anual a interés mensual; si es trimestralmente, a interés trimestral, etcétera.


Fuente: Alfredo Díaz Mata – Matemáticas Financieras.








Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad