Contaminación del Suelo






La basura es uno de los más graves problemas ambientales que estamos padeciendo todos los habitantes del planeta. En las grandes ciudades, como la Ciudad de México, es común ver en cada esquina bolsas de plástico llenas de basura y rotas por los perros; los terrenos baldíos convertidos en basureros y la cantidad de basura esperando que sea recolectada por los camiones; desgraciadamente es una realidad que vivimos y que provoca una gran contaminación. La basura desarrolla gran cantidad de organismos perjudiciales para la salud como hongos, moscas, bacterias, roedores, así como todo tipo de desechos que al entrar en descomposición, producen gases, humos y mal olor. Al enterrarse la basura se pueden contaminar las aguas subterráneas con microorganismos patógenos y sustancias químicas. Al dejar la basura a cielo abierto, los microorganismos que ahí se producen son transportados por el viento contaminando el aire, el suelo, el agua e incluso los alimentos.


La basura que se produce en la mayoría de las ciudades está formada por plásticos, metales, vidrios, desechos, orgánicos y textiles. De ella se desarrollan y se reproducen virus, chinches, piojos, hongos, moscas, bacterias, ratas y cucarachas. Las enfermedades que estos organismos transmiten al ser humano son: amibiasis, cólera, infecciones intestinales y de la piel, tifoidea, paludismo, encefalitis, fiebre y parasitosis.

Las prácticas agrícolas y ganaderas han tenido gran influencia en la contaminación del suelo, porque el ser humano, para proteger sus siembras así como sus animales utiliza sustancias que no sólo afectan al mismo hombre, sino también a otros seres vivientes útiles en una cadena alimenticia. Este tipo de plaguicidas e insecticidas son utilizados para matar una serie de insectos que afectan los cultivos de los campesinos; pero el problema no queda ahí. Al consumir alimentos desinfectados por los insecticidas, nosotros también nos contaminaos, o cuando consumimos productos animales que, a su vez, también ingirieron alimento desinfectado (contaminado).

Otra forma de contaminar el suelo es desechar sustancias químicas muy ácidas en el suelo, alterando las condiciones naturales. También los fertilizantes en grandes cantidades contaminan, ya que se desequilibran las concentraciones de sales minerales, hecho que afecta el desarrollo normal de las plantas.



Fuente: Ciencias Naturales 6, Editorial Progreso.

Comentarios

Lo más popular de la semana

Rumania

25 Preguntas de Administración