Pensamiento Fisiócrata









Los fisiócratas consideran que el origen de todos los bienes es la naturaleza, la tierra. En la sociedad se pueden distinguir tres grupos sociales: los propietarios de la tierra – Soberano, nobleza, Iglesia y empleados públicos –, los que trabajan la tierra – Agricultores y empresarios agrícolas – y los que transforman o comercian con los productos de la tierra – los artesanos y comerciantes –, a los que llaman "la clase estéril".

Para obtener riqueza de la tierra es necesario gastar riqueza. La diferencia entre la riqueza obtenida y la riqueza gastada es el "produit net". Los aumentos en el "produit net"  de la nación suponen una expansión de la actividad económica mientras que su disminución produce una contracción.

Para el médico Quesnay estaba claro que la circulación de la riqueza entre los grupos sociales era algo similar a la circulación sanguínea. Los agricultores entregan una parte del producto neto en forma de rentas a la clase propietaria y otra parte la entregan a la clase estéril en pago de los bienes manufacturados que adquieren.

Los fisiócratas se diferencian por tanto de los mercantilistas en un aspecto clave: para los mercantilistas la fuente de la riqueza es el comercio, mientras que para los fisiócratas es la producción agrícola.

El Orden Natural según la Escuela Fisiocrática.
Los fisiócratas consideraban que había un orden natural para todas las cosas, incluyendo la sociedad y el sistema económico. La organización social está basada en el orden económico – idea materialista desarrollada posteriormente por Marx – y si la organización económica es acorde con el Orden Natural se consigue una armonía perfecta, necesaria para la felicidad y el crecimiento de la humanidad. La palabra "fisiocracia" proviene del griego physis, naturaleza, y significa el gobierno del orden natural.

Para conseguir esa armonía hay abstenerse de entorpecerla con reglamentaciones arbitrarias. Hay que dar libertad de actuación a los hombres, cuya naturaleza les impulsa a ese orden natural – idea precursora de la "mano oculta" de Adam Smith –. La expresión laissez-faire, laissez passer fue acuñada precisamente por un fisiócrata, Vincent de Gournay.

La actividad económica debe regirse por tres reglas:
1.    Derecho a la propiedad, derivado del Orden Natural.
2.    Libertad para que el hombre encuentre el camino que le es más ventajoso.
3.    Seguridad en el disfrute de la propiedad y la libertad.

La política económica de la Escuela Fisiocrática.
Los objetivos del gobierno deben ser fundamentalmente dos:
1) Fomentar la inversión agrícola, substituyendo el minifundismo de métodos agrícolas primitivos por grandes explotaciones agrícolas con métodos modernos. Se debe sustituir a los colonos por empresarios agrícolas dispuestos a invertir capital en el desarrollo de métodos científicos de explotación.

2) Estimular la demanda de productos agrícolas que deben ser vendidos a un precio "natural", ni demasiado bajo, ni demasiado alto. Se debe fomentar la exportación de productos agrícolas.

La política fiscal debe centrarse en un impuesto único que recaiga sobre los empresarios agrícolas. Este impuesto se justifica por el derecho natural del soberano a la copropiedad de la tierra. Lo recaudado mediante este impuesto debe dirigirse a obras públicas que permitan la circulación de la riqueza.

La Escuela Fisiocrática. 
A mediados del siglo XVIII, en una Francia sumida en graves problemas económicos y cada vez más rezagada con respecto a Inglaterra, surge un grupo de intelectuales que propone por primera vez un esquema coherente del funcionamiento del sistema económico. El nacimiento de la Escuela Fisiocrática suele fecharse en 1757, en una conversación en la que el médico François Quesnay explica a Mirabeau las ideas que había estado madurando durante varios años. 

Los fisiócratas consideraban que había un orden natural para todas las cosas, incluyendo la sociedad y el sistema económico. La palabra "fisiocracia" proviene del griego physis, naturaleza, y significa el gobierno del orden natural. La palabra fue utilizada por primera vez por Du Pont de Nemours, pero sólo fue usada para identificar la escuela más tarde. En su momento el grupo era conocido solo como "les économistes".

Los componentes de la Escuela trabajaron muy unidos, actuando en cierta forma como una secta o un grupo de presión, con un manifiesto respeto al maestro y sin manifestar públicamente ninguna disensión. Obtuvieron rápidamente reconocimiento social gracias a su pertenencia a la alta sociedad, protección de miembros de la Corte – Mme. Pompadour –, capacidad financiera y acceso a medios de comunicación. Los órganos semioficiales fueron "Les Ephemerides du citoyen", una publicación de Nicholas Baudeau, y el "Journal d'Agriculture, du Commerce, des Arts et des Finances", ambas revistas dirigidas por Du Pont de Nemours. También se les encargó la redacción de algunas entradas a L'Enciclopedie.

No todo fueron loas. Los intelectuales más prestigiosos de su tiempo, Voltaire, Diderot y Rousseau, los menospreciaron. David Hume dijo de ellos que eran "el grupo de hombres más quiméricos y arrogantes" de su época. Adam Smith los llamó "inofensivos". Ciertamente su lenguaje era muy pomposo, hablaban con misticismo del "orden natural" y practicaban un cierto culto a su líder, Quesnay, al que adulaban llamándolo "el Confucio de Europa" o el "moderno Sócrates".

Su momento de máxima influencia es cuando Turgot ocupa el cargo de contrôleur general, de 1774 a 1776. La caída política de éste y la debacle económica y social del país acabaron con el prestigio de los fisiócratas.

A pesar de ello, su influencia intelectual sobre toda la escuela clásica es muy evidente. Contribuyeron al abandono de la doctrina mercantilista, a la difusión del liberalismo y son sin duda precursores de muchas ideas económicas que tienen actualmente plena vigencia.



Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

25 Frases de Caballeros del Zodiaco III