Los Tarascos

En la región comprendida por el Estado de Michoacán, y parte de los de Jalisco, Colima y Guerrero. En esa zona (pintoresca y de hermosos lagos), se desarrolló la vida del pueblo de los tarascos, también llamados purépechas.

Uno de sus reyes, Sicuirancha, conquisto tierras para su reino. Otro gran gobernante también fue Tariácuri. Al llegar los españoles a los territorios que hoy forman la República Mexicana, todavía existía un descendiente de Tariácuri, se llamaba Tangaxuán II.

Los tarascos manifestaban suma reverencia al rey, y en él veían al representante de su dios: Curicáveri.

También en este pueblo existían diferentes clases sociales: los sacerdotes, los nobles, los comerciantes, los plebeyos.

Los tarascos eran politeístas; es decir, adoraban a muchos dioses.

Sus ciudades principales fueron Tzinzuntzan y Pátzcuaro.

El arte y el modo de hablar de los tarascos diferían de los de los nahuas.

Los tarascos no fueron constructores, ni escultores notables.  Sin embargo, se conservan algunos monumentos suyos llamados yácatas.

¿En qué sobresalieron los tarascos?

Sabían trabajar el oro, la plata y el cobre. Hacían muy bellos mosaicos con las plumas de las aves.

Además, tejían telas de algodón, curtían las pieles y trabajaban el barro y la madera de modo admirable.

El pueblo tarasco fue muy culto y trabajador; amaba la paz; siempre conservó su libertad.



Fuente:
Generación 1960. Mi libro Historia y Civismo. Tercer Grado, Ed. Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito, p. 44 – 45.
App CONALITEG Digital. Generación 1960. Tercer Grado. Mi libro Historia y Civismo.









Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Economía

25 Preguntas de Administración

Análisis de Amparo Dávila – Alta Cocina