Gobierno de Sebastián Lerdo de Tejada

Automáticamente, la muerte de Benito Juárez acabó con el resto de las rebeldías, y Sebastián Lerdo de Tejada, Presidente de la Suprema Corte de Justicia, ocupó interinamente la Presidencia de la República, según lo establecido por la Constitución.

 

Lerdo de Tejada mantuvo en sus puestos a los últimos ministros que había tenido Juárez: José María Lafragua, Ignacio Mejía, Francisco Mejía y Blas Balcárcel, aparte dos oficiales mayores que estaban a cargo de otros ministerios.

 

Desde luego dictó una ley de amnistía (es decir, de olvido o perdón) para dar paz al país. Con igual fecha (27 de Julio de 1872), la Comisión Permanente del Congreso expidió el decreto que convocaba a elecciones de Presidente de la República, para que el pueblo eligiera al sustituto de Benito Juárez.

 

Las elecciones primarias (o sea, las de los electores) se llevaron a efecto el 13 de Octubre, y las secundarias (es decir, aquellas en que los electores designaban al Presidente) el día 27 del mismo mes. Desprestigiado entonces Porfirio Díaz por su Plan de la Noria, y con muy poco apoyo nacional los juaristas que querían hacer presidente a Ignacio Mejía, Lerdo de Tejada apenas tuvo opositor y recibió casi todos los votos.

 

En medio de un enorme regocijo, Sebastián Lerdo de Tejada ocupó constitucionalmente la presidencia el 1° de Diciembre de 1872, y a los pocos días inaugura el ferrocarril de la Ciudad de México, el 1° de Enero de 1873.

 

Los acontecimientos más notables ocurridos durante el gobierno de Lerdo de Tejada fueron los siguientes:

  • Las Leyes de Reforma pasaron a formar parte de la Constitución. Lerdo de Tejada las mantuvo con todo vigor.
  • Se estableció el Senado de la República, que hasta entonces no existía, pues el poder legislativo federal creado por la Constitución de 1857 sólo constaba de una cámara: la de diputados.
  • Se hicieron elecciones para Presidente de la Suprema Corte de Justicia, en las cuales lucharon las candidaturas de un licenciado, José María Iglesias; de un licenciado y general, Vicente Riva Palacio; y de dos generales, Ignacio Mejía y Porfirio Díaz. Como ser Presidente de la Suprema Corte daba también el carácter de Vicepresidente de la República, había entonces militares que se esforzaban por alcanzar ese puesto. En las elecciones de 1872 triunfó José María Iglesias. 
  • Manuel Lozada, el cacique semisalvaje que desde los años de la Intervención se había adueñado de Nayarit, entonces cantón del Estado de Jalisco, amenazó avanzar sobre Guadalajara al frente de 8,000 hombres. Salieron a su encuentro las tropas del general Ramón Corona, y aunque muy inferiores en número (sólo eran 2,250 soldados) lo derrotaron, lo persiguieron varios meses y lo capturaron. Sometido a juicio, fue condenado a muerte. Se le fusiló el 19 de Julio de 1873. A Manuel Lozada le decían también el Tigre de Álica, porque desde la sierra de Álica ejercía su poder.
  • Lerdo de Tejada llevó adelante el programa educativo de Benito Juárez.
  • Una comisión de sabios mexicanos, presidida por Francisco Díaz Covarrubias, fue al Japón para observar desde allí el paso de Venus por el disco del Sol. Sus estudios merecieron el elogio de todo el mundo.
  • Lerdo de Tejada impulsó la construcción de las vías férreas, la ampliación de las redes telegráficas y el servicio postal.
  • Se encendieron los faros “Benito Juárez”, en el puerto de Veracruz; el de Campeche y el de Xicalango (a la entrada de la laguna de Términos), en el Estado de Campeche, y los de Sisal y Progreso en Yucatán.
  • Se usó por primera vez, en algunas minas, el sistema de perforación mecánica por medio de aire comprimido.
  • En la Exposición Nacional de Filadelfia (Estados Unidos) fue muy notable la exhibición minera de México.

 

Pese a la satisfacción general con que se había iniciado el gobierno de Lerdo de Tejada, poco a poco la intranquilidad política fue adueñándose del país. Las cosas pasaron como sigue:

  • En las elecciones para diputados y senadores efectuadas en Junio y Julio de 1873, resultó electo diputado por Oaxaca el general Porfirio Díaz. El modo como fueron aprobadas o rechazadas las credenciales de los presuntos diputados y senadores causó hondo malestar político. Igual descontento se originaba por la elección de los gobernadores de algunos Estados.
  • La expulsión de las Hermanas de la Caridad, medida tomada por aquel gobierno, produjo grandes censuras a Lerdo de Tejada, pues se llevó a cabo derogando la disposición que Juárez había dado para que no se considerase a dichas religiosas como orden monástica.
  • Las elecciones para diputados y senadores efectuadas en Junio y Julio de 1875 fueron causa de gran descontento político y de reiterados ataques al gobierno.
  • A fines de 1875, Porfirio Díaz vendió sus propiedades y se ausentó del país, lo que hizo pensar a muchos que se aprestaba a levantarse en armas.
  • El 10 de Enero de 1876 se rebeló el jefe político de Tuxtepec (Estado de Oaxaca). En su manifiesto, famosos desde entonces bajo el nombre de Plan de Tuxtepec, se desconocía al gobierno de Sebastián Lerdo de Tejada y se declaraba a Porfirio Díaz jefe de la Revolución. A este levantamiento siguieron otros en diversas partes de la República.
  • El 21 de Marzo de 1876, Porfirio Díaz, que había vuelto al país por Matamoros (Estado de Tamaulipas), aceptó y modificó en Palo Blanco el Plan de Tuxtepec. Por el Plan de Tuxtepec reformado en Palo Blanco se desconocía a Lerdo de Tejada su carácter de Presidente, se declaraban leyes fundamentales de la República la Constitución de 1857, las Leyes de Reforma y la no reelección del Presidente de la República y de los gobernadores de los Estados.
  • Lerdo de Tejada, que ya había mandado fuerzas contra los alzados en Oaxaca, hizo otro tanto para enfrentarse con los del Norte. Las tropas del general Ignacio Alatorre, enviadas al Sur, no lograron vencer la resistencia rebelde y tuvieron que replegarse hasta Tehuacán. En el Norte, Porfirio Díaz eludió hacer frente a Mariano Escobedo, pero el general Carlos Fuero lo derrotó en Icamole el 20 de Mayo de 1876. Aquel fracaso hizo que Porfirio Díaz se dirigiera a Nueva Orleans, donde, disfrazado, se embarcó hacia Tampico y Veracruz, y después de un viaje lleno de peripecias logró trasladarse a Oaxaca para encabezar desde allí el movimiento contra Lerdo de Tejada.
  • Tal era la situación del país cuando en Junio y Julio de 1876 se efectuaron las elecciones para Presidente de la República. Reelegido en ellas Sebastián Lerdo de Tejada, se multiplicaron las protestas y las declaraciones sobre la ilegalidad de todo lo hecho.
  • El Presidente de la Suprema Corte de Justicia, José María Iglesias, que conspiraba contra Lerdo y quería sucederlo en la Presidencia de la República, se fugó hacia Guanajuato. Protegido por el gobernador Florencio Antillón, estuvo allá oculto, en compañía del general Felipe Berriozábal, y cuando el Congreso declaró (26 de Octubre de 1876), que Lerdo de Tejada había sido reelecto, Iglesias hizo público un documento en que, como Presidente de la Suprema Corte, calificaba de ilegal aquel acto y asumía la Presidencia de la República.
  • Así, Lerdo de Tejada se vio atacado, militarmente, en los Estados del Norte y los del sur, y, legalmente, en los del Centro que habían reconocido al gobierno de Iglesias.
  • Tanto Porfirio Díaz como José María Iglesias eran partidario de la no reelección, y aunque los dos aspiraban a ocupar la Presidencia de la República, estaban en tratos parar obrar contra Lerdo de Tejada. 

En ese estado las cosas, el 16 de Noviembre de 1876 las tropas de Porfirio Díaz derrotaron en Tecoac (Estado de Puebla) a las del gobierno mandadas por Ignacio Alatorre. En vista de aquella derrota, Lerdo de Tejada, pensando que ya no lograría sostenerse en el poder, llamó a los porfiristas; les entregó la capital de la República, y escoltado por 300 dragones se dirigió al puerto de Acapulco el día 20 de Noviembre. Entonces Porfirio Díaz, que ya no necesitaba entenderse con Iglesias, salió a combatir a éste desde luego (llevaba 12,000 hombres) y fácilmente lo venció.

 

Iglesias abandonó el país por Manzanillo, el 17 de Enero de 1877. Lerdo de Tejada lo había hecho, días antes, por Acapulco. Porfirio Díaz quedaba dueño de la situación. 



Fuente:
Generación 1960. Mi libro Historia y Civismo. Cuarto Grado, Ed. Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito, p. 129 – 134. 
App CONALITEG Digital. Generación 1960. Cuarto Grado. Mi libro Historia y Civismo.

Comentarios

Lo más popular de la semana

Rumania

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad