Jesús en Galilea. Los gemelos

Al día siguiente, los nueve parten para efectuar el llama­miento formal de los dos apóstoles siguientes, Santiago y Judas, los hijos gemelos de Alfeo. Los hermanos pescado­res esperan la llegada de Jesús y sus apóstoles, por ello los están esperando en la orilla del río. Santiago Zebedeo pre­senta al Maestro a los pescadores de Jeresa; Jesús los mira fijamente y los invita: "¡Síganme!"

Al reunir a los apóstoles, Jesús les explica: "Todos los hombres son mis hermanos. Mi Padre celestial no despre­cia a ninguna de las criaturas. El reino de los cielos está abierto a todos los hombres y a todas las mujeres. Nadie debe cerrar la puerta de la misericordia en la cara de una alma hambrienta que está intentando entrar. Nos sentare­mos a comer con todos los que deseen oír hablar del reino. Cuando nuestro Padre celestial contempla a los hombres desde arriba, todos son iguales. Así pues, no se nieguen a partir el pan con fariseos, pecadores, saduceos, romanos, judíos, ricos, pobres, con hombres libres o esclavos, ya que la puerta del reino está abierta de par en par para todos los que deseen conocer la verdad y encontrar a Dios".




Fuente:
Los Grandes. Jesús, Editorial Tomo, p. 99.

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad