Jesús en Galilea. Los gemelos

Al día siguiente, los nueve parten para efectuar el llama­miento formal de los dos apóstoles siguientes, Santiago y Judas, los hijos gemelos de Alfeo. Los hermanos pescado­res esperan la llegada de Jesús y sus apóstoles, por ello los están esperando en la orilla del río. Santiago Zebedeo pre­senta al Maestro a los pescadores de Jeresa; Jesús los mira fijamente y los invita: "¡Síganme!"

Al reunir a los apóstoles, Jesús les explica: "Todos los hombres son mis hermanos. Mi Padre celestial no despre­cia a ninguna de las criaturas. El reino de los cielos está abierto a todos los hombres y a todas las mujeres. Nadie debe cerrar la puerta de la misericordia en la cara de una alma hambrienta que está intentando entrar. Nos sentare­mos a comer con todos los que deseen oír hablar del reino. Cuando nuestro Padre celestial contempla a los hombres desde arriba, todos son iguales. Así pues, no se nieguen a partir el pan con fariseos, pecadores, saduceos, romanos, judíos, ricos, pobres, con hombres libres o esclavos, ya que la puerta del reino está abierta de par en par para todos los que deseen conocer la verdad y encontrar a Dios".




Fuente:
Los Grandes. Jesús, Editorial Tomo, p. 99.

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Economía

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

25 Preguntas de Ciencias Naturales