Oligopolio con colusión









Un oligopolio es un mercado en el que el número de empresas es pequeño, donde las acciones de una empresa afectan a las empresas rivales en el mercado, es decir, en un oligopolio, existe interdependencia entre empresas. Para fines prácticos supondremos los oligopolios como aquellas industrias con pocas empresas y un alto grado de diferenciación en sus productos.


Una característica clave entre un oligopolio, a parte de la interrelación de empresas, es la disyuntiva entre cooperación y el interés personal. Esto es, si las empresas se coluden y cooperan, estas pueden tener los beneficios de un monopolista si producen una cantidad pequeña y cobran un alto precio, sin embargo como a cada empresa le interesan sus propios beneficios, existen fuertes incentivos para que las empresas no cooperen entre sí.

Los problemas de los empresarios oligopolistas tienen dos tipos de soluciones: con o sin colusión. Se llama colusión a cualquier acuerdo que restrinja la lucha competitiva entre empresas. La forma máxima de colusión, la que maximiza los beneficios de los oligopolistas es el cártel, un acuerdo entre todos los productores de la industria

Un cártel es un acuerdo oficial entre varias empresas dentro de un oligopolio. El acuerdo establece el precio que cobrarán todas las empresas y a menudo especifica también las cuotas o participaciones en el mercado de las diferentes empresas. En la mayoría de los países, los cárteles son ilegales. La OPEP es un claro ejemplo de un cártel. Su existencia se debe a que se encuentra fuera del control de un país individual.

La OPEP representa el prototipo de un cártel de éxito. Las cuotas de la producción de sus miembros provocaron aumentos de precios asombrosos (de $1,10 a $11,50 por barril a mediados de los setenta y hasta de $34,00 a finales de los setenta: un aumento del 3400% en diez años). Los problemas más recientes que ha tenido la OPEP también son característicos de los cárteles: nuevos productores y dificultad para imponer las cuotas y mantener los precios

El fracaso del cártel.
Los cárteles y otras formas de colusión tienden a fracasar porque:
·         Toda empresa tiene el incentivo de vender a precios más bajos.
·         Las empresas pueden tener diferentes estructuras de costes, lo que causa dificultades para algunas de ellas.
·         Las recesiones suponen una tensión adicional para las empresas.
·         Las nuevas empresas que entran en el mercado no cumplen con lo establecido en el acuerdo.
·         Cuando se unen un gran número de empresas es difícil mantener la disciplina.

Muchos fabricantes de productos básicos intentaron emular el éxito de la OPEP durante la década de los setenta. Se llegó a acuerdos sobre las cuotas en los sectores encargados de la producción del café, el cacao, el estaño o el cobre, por ejemplo. En sólo unos pocos años los productores dejaron de cumplir con las cuotas y los cárteles fracasaron.

Colusión.
Acuerdo entre empresas acerca de las cantidades a producir o precios que van a cobrar. Un cartel es un grupo de empresas que coluden y actúan al unísono.

Todas las empresas se benefician al evitar las guerras de precios y al intentar ponerse de acuerdo para aplicar precios más elevados y proteger el volumen de ventas. Generalmente, estos acuerdos suelen ser ilegales, por lo que se intenta llegar a acuerdos secretos, que se conocen como colusión.

En todos los negocios, las empresas suelen controlar lo que hacen las demás empresas del sector, como en el caso de las gasolineras. Sin embargo, sus acciones son independientes. La colusión se produciría si todas las gasolineras decidiesen subir sus precios simultáneamente para aumentar sus ganancias. Este tipo de acción deliberada y acordada es la forma prohibida de colusión.

Un cartel debe acordar no solamente el nivel de producción, también debe de acordar cuanto producirá cada empresa, ya que si una empresa produce más que la otra (tiene mayor porcentaje del mercado) entonces tendrá mayores ganancias. Para mantener las cosas simples imaginemos que acuerdan producir la cantidad del monopolista y repartirse el mercado por igual.

Cuando las empresas en un oligopolio seleccionan individualmente su nivel de producción que les maximiza ganancias, en el mercado se produce una cantidad que es superior a la que produciría un monopolista pero inferior a la que se produciría en competencia perfecta. Entonces, el precio en un oligopolio es inferior al del monopolista pero superior al de competencia perfecta.




Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad