Eurocopa Francia 1984. Fiesta completa

“Es el punto culminante para el que todos trabajamos, soñamos. Es un gran día para el fútbol francés y para mí, que me retiro con la máxima satisfacción de mi carrera". Fueron las palabras de Michel Hidalgo, tras conseguir el título de la Eurocopa de Naciones con Francia en 1984, torneo con el que, además, puso fin a una etapa de ocho años como director técnico galo.

Fue una fiesta completa para Les Bleus. El estratega se despidió luego de 75 partidos dirigidos, en los que su cuadro jugó un fútbol espectacular, a grado tal que fueron comparados con el Brasil de 1970. Además de que la justa europea se desarrolló en tierras galas, la copa fue bautizada con el nombre del dirigente francés Henri Delaunay y fue entregada por su compatriota Jaques Georges, entonces presidente de la UEFA. Por si fuera poco, el goleador y figura del torneo fue el capitán local, Michel Platini.

Francia tuvo un torneo de ensueño. Desde el partido inaugural, el astro de la Juventus demostró su calidad y liderazgo al comandar el triunfo 1-0 sobre la impetuosa Dinamarca, con un gol suyo. Incluso, estuvo a punto de ampliar el marcador con dos cabezazos; pero Ole Qvist lo impidió. Alain Giresse y Maxim Bossis fueron otras de las figuras galas.

Durante las dos siguientes jornadas, el 'camiseta 10'demostró su valía y con dos 'hat-tricks' suyos, su selección venció 5-0 a Bélgica y 3-2 a Yugoslavia, con quien inició perdiendo. Ante los belgas, los otros dos goles franceses fueron de Giresse y Luis Fernández. En el encuentro ante los balcánicos, el médico yugoslavo Sudeja Milenovic sufrió un accidente cardiaco y falleció en la banca, luego de atender a un jugador, cuando su selección ganaba 1-0.

Francia clasificó a la Semifinal como primer lugar de su grupo y se enfrentó a Portugal. Cuando parecía que serían eliminados, Les Bleus anotaron dos goles en los últimos seis minutos del tiempo extra y dieron la vuelta 3-2 a los lusitanos, quienes debutaron en la fase final del torneo. Platini anotó un gol en el minuto 119, mientras que el zaguero Jean-Frangois Domergue había anotado los otros dos goles en su cumpleaños 27. Rui Jordao anotó los dos tantos portugueses, para empatar en el segundo tiempo, y después para poner en ventaja a los suyos en la prórroga.

Así, la selección gala se instaló en la Final, en la que se vería las caras con sus vecinos de España, quienes habían tenido un torneo peculiar. Los ibéricos debutaron con un insípido empate a uno contra Rumania, que los sorprendió con una alineación poco habitual. El técnico rumano Mircea Luscescu le ganó la partida a Miguel Muñoz, aunque no se reflejó en el marcador. Ante Portugal, en su segundo duelo, los españoles nuevamente se vieron superados y tuvieron que venir de atrás para empatar con un gol de Carlos Santillana, en el minuto 78; Antonio Souza había puesto arriba a los lusitanos.

Durante su tercer partido, La Furia Roja venció 1-0 a la entonces Campeona Defensora, Alemania Federal, y rompió todos los pronósticos. Aunque se trató de un duelo parejo de principio a fin, los ibéricos consiguieron la victoria gracias a un cabezazo del defensa Antonio Maceda en el último minuto del partido. Con ello, los germanos se convirtieron en el equipo decepción del torneo, Jupp Derwall fue cesado y España clasificó como primer lugar de su grupo, por diferencia de goles con Portugal.

En la Semifinal, los pupilos de Muñoz partieron como víctimas frente a la sorprendente Dinamarca, y más porque de los cuatro semifinalistas, eran los que menos goles habían anotado, sólo tres; aunque también los que menos habían recibido, con dos. Los daneses se pusieron al frente a los seis minutos, por medio de Soren Lerby, quien contrarremató luego de un rechace de Luis Miguel Arconada. En el segundo tiempo, tras dos ocasiones claras de Santillana, llegó el empate nuevamente, por medio de Maceda, quien fulminó a Qvist.

Pasó la prórroga y debieron irse a la definición por penaltis, donde los españoles no fallaron, en tanto que por los Vikingos erró una de sus más grandes figuras, Preben Elkjaer Larsen, quien falló el quinto disparo. Así, La Furia Roja llegó a su segunda Final del máximo torneo de naciones del Viejo Continente; primera desde que fueron locales en la edición de 1964.

En el minuto 57 de la Final, Platini terminó con los nervios de los 47 mil 200 aficionados franceses que abarrotaron el Parque de los Príncipes de París, con su noveno tanto del torneo, el del título. Fue un tiro libre fácil, que finalmente ingresó luego de que Arconada realizó un puente trágico y no logró sujetar el esférico. España intentó por todos los medios el empate, aunque no lo encontró, y fue hasta el último minuto del partido cuando Bruno Bellone elevó la cuenta a 2-0. Cabe destacar que los franceses se habían quedado con 10 hombres, por la expulsión de Yvon Le Roux.

La Figura. Michel Platini.

El volante se confirmó como el mejor jugador de Europa y del mundo, así como líder, conductor y goleador francés. El capitán galo fue Campeón de Goleo de Francia 1984, con nueve tantos, cifra que se mantiene hasta la fecha como récord de la justa de selecciones europeas. Cabe mencionar que el creador del juego de Les Bleus anotó en los cinco juegos disputados por su selección y realizó dos 'hat-tricks', contra Bélgica y Yugoslavia, en la fase de grupos. Con dichas actuaciones el Balón de Oro 1983 demostró ser un jugador completo, versátil y superdotado, ya que en ambos marcó un gol con la cabeza y otro con cada una de sus piernas.

Fuente: 
Por Diego Hernández en Récord, ‘Especial Eurocopa 2012’, Ed. Notmusa, p.100 – 101.

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

La intención cobra forma