Eurocopa Portugal 2004. Epopeya helénica

Pocos pudieron pronosticar que el partido inaugural celebrado el 12 de Junio en el Estadio Do Dragao de Oporto, entre Portugal y Grecia, iba a tener un segundo capítulo 22 días después en la Final del torneo. Y es que desde aquel partido de apertura, el cuadro helénico dio muestras de lo que estaba hecho a pesar de que nadie le daba esperanza alguna y derrotó los anfitriones en dos ocasiones, dejó en el camino a Francia y terminó con las ilusiones de la República Checa, para culminar el sueño de coronarse por primera vez en el certamen europeo.

Desde la Eurocopa de 1984, ningún país anfitrión había obtenido el título en su propio suelo, y a Portugal se le presentaba la oportunidad de cambiar esa mala fortuna; sin embargo, los helénicos, con base en su tenacidad defensiva y futbol disciplinado, lograron salir avante en la Final con un cabezazo de Angelos Charisteas.

La duodécima edición de la Eurocopa no sólo fue marcada por la sorpresa griega, pues también estuvo llena de desilusiones, toda vez que las potencias del futbol europeo: Francia, Alemania, Italia, España e Inglaterra fueron incapaces de alcanzar la etapa Semifinal. En particular, la eliminación del 'Equipo de la Rosa' será recordada por muchos años por la afición inglesa, ya que su selección no pudo con el coraje del equipo anfitrión, que lo derrotó en penaltis.

Las calles portuguesas se paralizaron por un momento antes de estallar en júbilo por el pase a Semifinales, y es que el duelo entre Portugal e Inglaterra fue un partido intenso y lleno de drama. Con el empate en el marcador, el cotejo se fue a tiempo extra, donde todo parecía decidido cuando Rui Costa adelantó a los de casa; pero a cinco minutos del final, Frank Lampard devolvió el aliento al selectivo inglés obligando a la definición desde el manchón de penalti.

La serie tampoco estuvo exenta de emociones. David Beckham, quien ya había errado un penalti en la derrota de Inglaterra ante Francia en la Fase de Grupos, de nueva cuenta falló al volar la pelota; pero el astro inglés no fue el único en malograr su tiro, pues Rui Costa también envió el esférico a las tribunas. Mientras que en la muerte súbita, el guardameta Ricardo fue el héroe: primero se quitó los guantes para desviar el cobro de Darius Vassell, y después consiguió el boleto a la siguiente ronda al incrustar la de gajos en las redes de su colega David James.

El partido del 'morbo' fue protagonizado en el Grupo C. En días previos al duelo entre Dinamarca y Suecia, los italianos contemplaron un posible arreglo entre las escuadras escandinavas para igualar a dos o más tantos y con ello clasificarse a Cuartos de Final, dejando fuera de la competencia a Italia. Así, el 22 de junio, la Squadra Azzurra saltó al terreno de juego con la necesidad de vencer a Bulgaria y con la esperanza de que sus rivales de sector no empataran en la pizarra.

Los 15 minutos finales del duelo ante los búlgaros fueron dramáticos para los italianos, a quienes parecía negárseles la victoria. Pero en el último minuto, Antonio Cassano doblegó al meta Zdravko Zdravkov y festejó el gol creyendo que le daba el pase a su equipo sin saber que el esfuerzo fue inútil, ya que en el encuentro nórdico el temido empate se había consumado; al saberlo, el italiano cayó al césped en medio del llanto.

"Esto ha sido una vergüenza. Un pésimo ejemplo para los niños. No puedo creerlo; dos países tan orgullosos de su fair play que empaten 2-2. Después del gol de Cassano, me di vuelta para festejar con los 'tifosi' y vi en sus rostros el resultado del otro partido. Fue una gran decepción", comentó el portero Gianluigi Buffon.

La Figura. Theodoros Zagorakis.

Sus habilidades y liderazgo como capitán de la Selección Griega colaboraron en la obtención del primer título del conjunto helénico en la Eurocopa gracias a su estilo de juego, al cooperar en labores defensivas y al ser el iniciador del ataque desde el medio campo. Fue elegido como el Jugador del Torneo, por encima de futbolistas de la talla de Luis Figo, Cristiano Ronaldo, Milán Baros, Zinedine Zidane y Wayne Rooney. Durante la justa europea, Zagorakis jugó cada uno de los 90 minutos de los seis partidos que disputó el selectivo dirigido por Otto Rehhagel desde la Fase de Grupos hasta la Final. Jugó para el Kavala FC, el PAOK Salónica FC, AEK Atenas, del balompié griego, y el Leicester City, de Inglaterra; tras su actuación en la Euro 2004, fue fichado por el Bolonia FC de la Serie A de Italia.

 

Fuente: 
Por Agustín Elías en Récord, ‘Especial Eurocopa 2012’, Ed. Notmusa, p.124 – 125.

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad