Zanbatha Museo del Valle de la Luna. Ciénegas de Lerma

Ecos de vida.

Las condiciones de altitud, temperatura y humedad hicieron que las ciénagas del alto Lerma sustentaran durante miles de años, un ambiente rebosante de vida. Así se favoreció el desarrollo, aparición y recepción estacional de especies únicas. Plantas, peces, anfibios, reptiles, aves, mamíferos y microorganismos hicieron de esa región un ecosistema singular en el mundo. Este entorno facilitó los asentamientos humanos desde por lo menos 3,000 años permaneciendo en relativa armonía con el medio hasta hace pocas décadas.


La exposición ‘Ciénegas del Lerma: ecos de vida’ de Marco Antonio López Rosas, biólogo egresado de la Facultad de Ciencias de la UAEMéx y fotógrafo profesional, muestra fragmentos de la vida lacustre de plantas y animales. No obstante la desecación producida por la canalización de los afluentes hacia la Ciudad de México, el crecimiento urbano del valle de Toluca y la contaminación industrial creciente, aún sobreviven una gran variedad de especies, en cerca de 3,000 hectáreas de humedales distribuidas en las tres grandes “lagunas” del valle de Toluca: Chignahuapan, Chimaliapan y Chiconahuapan. Marco Antonio, en sus fotografías, también registra aspectos relevantes de la cada vez menor actividad humana en las ciénagas, como la pesca, la recolección y la elaboración de artesanía en tule.


Fuente:
Folleto Lerma – Ciénegas de Lerma.









Comentarios

Lo más popular de la semana

Rumania

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad