Las maquetas de la Tierra

Como un globo en el cielo.
El ser humano comenzó a observar el cielo desde hace miles de años. También lo dibujó en la piedra, con pintura roja representó a la Luna e inventó también leyendas para explicar por qué nuestra Luna – conforme transcurren los días – va cambiando de forma. Algunos decían que un tigre, hijo del cielo, se complacía en devorarla noche tras noche.

Un descubrimiento admirable.
Después de siglos de maravillarse ante el cielo nocturno, el ser humano llegó a la conclusión de que la Tierra – nuestro propio planeta  - era redonda, igual que la Luna y el Sol.

Quiso entonces dibujar la Tierra, pero había algunos problemas que se lo impedían. Es relativamente fácil dibujar la Luna, porque es posible mirarla desde lejos. Sin embargo, el ser humano hubiera tenido que elevarse muy alto en el cielo, quizá llegar hasta la Luna, para poder observar su propio planeta desde lejos y dibujarlo.

Los globos terráqueos.
Atlas era un gigante muy poderoso, tanto que hasta podía sostener sobre sus hombros a todo el planeta Tierra; al menos así se lo imaginaban los griegos de la antigüedad. En las esculturas de Atlas el gigante sostiene una esfera que – se supone – es la Tierra.

Este personaje no existe, pero sí puede decirse que la Tierra es efectivamente redonda. Lo demuestran las fotografías que han tomado las naves enviadas por el hombre al espacio.  ¿Pero cómo habrán hecho para representar bien a la Tierra en las esculturas antiguas si nunca se le había visto desde el espacio?

Esferas grandes y pequeñas.
La respuesta más obvia consiste en comparar a la Tierra (aproximadamente esférica) con una esfera pequeña (que si es completamente esférica). Luego, hay que dibujar sobre esta esfera todos los ríos, mares, montañas… etc., existentes sobre el planeta.

Pero hay que ubicarlos en el lugar y con las proporciones que les correspondan, como si esta esfera en realidad fuera una maqueta de la Tierra en su conjunto. ¿Y cómo saber en qué lugar exacto se halla, por ejemplo, el mar de la China, y qué distancia separa a éste de los Himalayas, que es la cadena de montañas más alta del mundo?

Midiendo y comparando.
¿En qué parte está tu salón de clase: a la derecha, izquierda o frente a la puerta de entrada a la escuela? ¿Cuántos metros separan a tu banca del pizarrón?

Las personas que hacen representaciones de la Tierra elaboran preguntas semejantes a éstas, comparan la posición de un determinado lugar de la Tierra con la posición del Sol a una determinada hora, o con la que ocupa algún otro lugar del que ya se conozca su ubicación exacta.



Fuente:
Supertareas 4, Fernández Editores.








Comentarios

Lo más popular de la semana

Rumania

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad