Amesoide

Del griego a, ‘no’; mesos, ‘medio’; y eidos, ‘forma’. Dícese del conjunto de situaciones o eventos que no tienen un estado intermedio. Por ejemplo: un hombre conoce a una mujer y busca complacerla por todos los medios: es amable, cuidadoso, atento, apasionado y tierno. Le escribe poema, compra libros caros, limpia la casa y la cocina. Pero un día le compra un regalo menos ostentoso que los anteriores y por ese motivo la mujer, indignada, lo abandona para siempre. La relación fue amesoide: la mujer la planteó de modo tal que, o bien el hombre mantenía un estricto patrón de conducta, o bien no valía la pena continuarla. No se planteó la posibilidad de un punto intermedio.


Las situaciones amesoides ocurren por conceptos humanos erróneos. Pareciera como si hubiera sucesos en los que estamos por completo o no estamos en lo absoluto. Casi siempre es posible encontrar algo intermedio, sin embargo, en algunos casos nos vemos condenados a que nos clasifiquen en los extremos, sin que podamos acceder a los puntos medios que éstos suponen.

Ejemplo: “Cuando la Ceci está borracha su comportamiento es totalmente amesoide: pasa del odio a la calentura en un segundo”.



Fuente:
Revista Algarabía No. 125 Febrero 2015, p. 21.








Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Economía

25 Preguntas de Administración

Análisis de Amparo Dávila – Alta Cocina