Brasil 1950. 'Maracanazo'

La triste historia de Brasil

Uruguay consiguió su segundo campeonato del mundo al vencer a los anfitriones, en una de las grandes hazañas de todos los tiempos. 

Después de un episodio trágico como fue la Segunda Guerra Mundial, que obligó a que se suspendieran los eventos deportivos, la máxima justa futbolística se reanudo en Brasil, donde los anfitriones vivieron una de las peores pesadillas en su historia. 

La cuarta edición de una Copa del Mundo fue celebrada en los meses de junio y julio de 1950. El máximo organismo del futbol reinició las actividades después de suspender las ediciones previstas para 1942 y 1946. 

Tras finalizar la Segunda Guerra Mundial, la FIFA optó por romper la tensión que se vivía en el orbe y le ofreció a Suiza ser la sede, debido a que su economía se mantenía estable. A pesar de esto, el país europeo no contaba con la infraestructura suficiente para albergar el torneo, por lo que Brasil se ofreció a organizarla. Sin embargo, no se pudo contar con todos los participantes, pues por problemas económicos, debido a la posguerra, únicamente asistieron 13 selecciones -mismas que en la primera edición-, cuando el torneo estaba previsto para 16. Y es que Escocia, Portugal y la India rechazaron la invitación, y no se ocuparon las plazas. 

Los anfitriones eran los favoritos para alzarse con el título por su futbol alegre y rápido, además de que habían clasificado a la fase final sin ninguna complicación, al ser primeros de su grupo, por encima de Yugoslavia, Suiza y México. En la fase final aplastaron a Suecia y a España. Parecía inminente la conquista del trofeo Jules Rimet para Brasil. 

En el último partido, los anfitriones sólo necesitaban empatar frente a Uruguay. En un escenario ideal con más de 200,000 aficionados en el Maracaná, la selección carioca consiguió la primera anotación y en el país entero ya se estaba festejando el campeonato, pero el sueño se derrumbó en un instante. 

El partido tomó un giro drástico y cayó la primera anotación charrúa. Brasil todavía tenía el campeonato, pero se comenzaba a sentir un ambiente de tensión en el estadio, como si se presagiara una tragedia, y así sucedió; a minutos del final, Uruguay firmó el segundo tanto, el gol de Ghiggia enmudeció y consterno al país. 

Brasil había perdido sorpresivamente la Copa y Uruguay se alzaba con el título por segunda ocasión. A lo ocurrido el 16 de julio en Río de Janeiro se le denominó como el 'Maracanazo’. Un duro golpe para una nación futbolera, en la que incluso hubo suicidios por la derrota de su selección. 


Fuente:
Por Fernando Castañeda en Récord Especiales, ‘Rusia 2018’, Ed. Notmusa, p. 153.

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Economía

Cultura Olmeca

25 Preguntas de Ciencia y Tecnología