Todo, menos el Super Bowl. Misma ‘mala’ suerte

Acumularon yardas, pases de anotación y tardes de gloria, pero Dan Marino, Jim Kelly, Fran Tarkenton, Dan Fouts y Ken Anderson nunca ganaron el Súper Tazón.

Misma ‘mala’ suerte.
Siguiendo con casos de ‘mala suerte’ para el juego final, tenemos al autor del “Milagro que murió”, Dan Fouts, quien nunca tuvo la oportunidad de participar en el Juego Grande; aún así es recordado por aquel épico Playoff Divisional del 2 de Enero de 1982, un combate a muerte ante Miami.

Fouts lanzó para 433 yardas y tres pases de TD, en un partido que se alargó 77 minutos y que terminó con un gol de campo de 29 yardas de Rolf Benirschke.

Kellen Winslow salió exhausto del terreno de juego en brazos de dos compañeros, después de atrapar 13 pases para 166 yardas y bloquear un gol de campo de Uwe von Schamann, que le pudo dar la victoria a los Delfines cuando el tiempo expiraba.

Durante 15 temporadas (1973 – 1987), Fouts fue el ícono y líder de la espectacular ofensiva de los Cargadores bautizada ‘Air Coryell’, al convertirse en el primer quarterback en superar las 4 mil yardas durante tres campañas consecutivas (1979 – 1981), y en la última de éstas alcanzó 4,802, con el apoyo de receptores como John Jefferson, Charlie Joiner, Wes Chandler y el propio Winslow, con quien se combinó para 41 pases de anotación en su carrera.

Lo más cerca que estuvo Fouts de un Super Bowl se presentó una semana después, durante la final de la Conferencia de 1982, cuando fue víctima del frío (menos 22 grados), así como Ken Anderson y sus Bengalíes.

Precisamente, Anderson llevó a Cincinatti al Super Bowl XVI, el 24 de Enero de 1982 en Pontiac, donde los felinos aprovecharon cuatro oportunidades para anotar en la yarda uno, justo cuando se encontraban abajo 20 – 7 en el marcador ante San Francisco.

Anderson, activo 16 temporadas con Cincinatti, sostuvo duelos con pasadores de la talla de Bradshaw; y en esa temporada de 1982, justo cuando cambiaron su imagen al incluir rayas de bengala en su casco, tuvo el mejor registro de su carrera con un rating de 95.3 y dos mil 495 yardas por pase. Con 12 anotaciones contra ocho interceptados y un impresionante 70.6 por ciento de pases completos, récord aún vigente para una temporada regular.


Fuente:
Publicado por Alfonso Solís en Especial Récord. NFL 2009, Editorial Notmusa, p. 106 - 107.








Comentarios

Lo más popular de la semana