Arsenal. Bombarderos de Londres. Línea de sueños

1886 – 1909.

En una de las ciudades más místicas y legendarias del viejo continente, nació un club entre hierros y pólvora, en medio de un país que evolucionaba hacia un nuevo siglo y vibraba con el deporte que se extendía por la isla británica: el futbol.


La historia del actual Arsenal FC inició en Londres, la capital de Inglaterra. La metrópoli londinense tiene una gran historia que se remonta a más de dos mil años. Durante este tiempo ha experimentado plagas, fuego devastador, guerra civil, bombardeo aéreo y ataques terroristas. Aún así, es una de las capitales más importantes de Occidente.

La urbe londinense ubicada al Sur de la isla británica, es la capital del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, entidad conformada por Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte. Dividida en dos hemisferios por el río Támesis, la capital es el corazón de la región conocida como Greater London, integrada por los distritos de Greenwich, Islington, Westminster, Kensington y Chelsea, entre otros.

A la orilla del Támesis comenzaron a asentarse numerosas tribus. Junto a un grupo de esclavos troyanos, el exiliado Rey Brutus fundó en el año 73 a.C un asentamiento que dio origen a la villa Troi Nova en la zona donde hoy se encuentra la capital inglesa. Medio siglo después, esta comunidad fue invadida por hordas romanas y se fundó la ciudad Londinium. Los romanos edificaron impresionantes puentes sobre el Támesis, pero una decena de años después la reina celta Boudicca recuperó la ciudad para convertirla en la más importante de la zona.

Para el Medioevo la capital de la región se trasladó a Winchester, pero Londres siguió prosperando gracias a la intromisión de Sajones y Vikingos. Más tarde, durante el reinado de Isabel I, en 1666 ‘El Gran Fuego de Londres’ destruyó casi toda la ciudad. Ya reconstruida, en el siglo XVIII Londres albergó el Parlamento del imperio británico y hacia el final de la centuria se dio una gran explosión demográfica gracias a la Revolución Industrial y al crecimiento del comercio. En este período, cuando en Londres habitaban seis y medio millones de personas, el futbol apareció con bombo y platillo en la capital británica.

Expansión futbolera.
El futbol en Inglaterra encontró el 26 de Octubre de 1863, con la fundación de la Football Association (Asociación de Futbol, FA), la consolidación como el deporte de moda en la gran isla y la plataforma de difusión ideal para promover la actividad en todos los rincones de la nación. Londres fue una de las ciudades en donde florecieron más equipos.

El deporte que había sido iniciado y difundido por las escuelas públicas, comenzaba a ser adoptado por la clase trabajadora. Mientras en el norte de la isla se practicaba un futbol “académico” gracias a los numerosos equipos de colegios y universidades, al jugado en el Sur se le calificaba de “jurásico” debido a que miles de equipos formados por obreros trataban desesperadamente de atraer el talento local. Esa era la característica del balompié londinense.

Innumerables conjuntos comenzaron a aparecer en la capital como el Blackheat, Olds Westminter, Creshunt, Eastern Wanderers y otros que desaparecerían años más tarde. También se fundaron escuadras que marcarían época y que aún sobreviven como el Fulham (en 1879) y el Tottenham Hotspurs (en 1882), club que comenzó a marcar la pauta en la región desde su creación.

En la zona sur de Londres, cruzando el Támesis, se concentraban la mayoría de las fábricas de la metrópoli. Existían muchas de acuerdo con el crecimiento de la Revolución Industrial, pero destacaban las que manipulaban metales. Al Sureste de la ciudad se ubica el barrio de Woolwich, enclavado en el condado de Kent a la orilla del río que parte Londres. En esta zona estaba una de las industrias más importantes de la región: el arsenal de Woolwich. Era una fábrica nacional que producía armamento, empresa de moda entre los países europeos, sobre todo en Inglaterra ya que Francia representaba un enemigo potencial ante la frescura en la memoria de las guerras napoleónicas.

Es en esta fábrica donde el relato de uno los más grandes equipos londinenses comenzó.

El Dial Square del Arsenal.
Los responsables de la creación del Arsenal FC fueron dos entusiastas de finales del Siglo XIX: el escocés David Danskin y el inglés Jack Humble.

Danskin arribó a Londres por una oferta laboral en el arsenal de Woolwich, mientras que Humble caminó cuatrocientas millas desde su natal Durham en busca de trabajo; y lo encontró en la fábrica armamentista.

Ambos habían conocido el futbol en sus hogares y la efervescencia del juego la mantuvieron al llegar a la capital. Sin embargo, en Woolwich la sociedad prefería el rugby y el cricket, por ellos los primeros intentos de Danskin para formalizar un equipo de futbol fueron frustrados.

El escocés se encontró con Humble en alguno de los partidos informales que se practicaban en los alrededores del arsenal y de inmediato encontraron ambos al socio ideal para formar el equipo que querían. Ya existían varios conjuntos en la fábrica, pero ninguno reunía la formalidad que buscaban los dos recién llegados. En 1886, arribaron por trabajo a Woolwich dos jugadores: Fred Bearsley y Morris Bates, portero y defensa ex militantes del Nottingham Forest, equipo del Norte con gran experiencia. Estos dos personajes conocieron a Danskin y Humble y, junto a otros quince trabajadores, formaron un cuadro más formal. A este equipo se le empezó a conocer también como Dial Square, pues así se le llamaba el taller del arsenal donde se reunían los jugadores, bajo un arco que tenía un reloj en el centro.

El primer juego de este conjunto se realizó el 11 de Diciembre de 1886 ante el Eastern Wanderers, en un lugar conocido como La Isla de los Perros. El campo era descrito como un lodazal, con una porción del terreno sobre algunas alcantarillas, pero aún así, el Dial Square ganó 6 – 0.

Gracias a la victoria, los integrantes del equipo de Danskin se reunieron el día de la víspera de navidad aquel año en el Royal Oak (una taberna ubicada junto a la fábrica) para resolver algunos problemas del conjunto. Se propuso una cuota de dos chelines por cada integrante (Danskin puso quince de su propio bolsillo) para poder arrancar más formalmente el club. Lo primero que se hizo con el dinero fue solucionar la falta de uniformes. Fred Bearsley pidió ayuda a Nottingham para resolver la situación y de la ciudad norteña llegó un cargamento con playeras rojas y un balón profesional.

En cuanto al nombre, tras analizar diversas propuestas que estaban ligadas a la fábrica y a la taberna, decidieron que el de Royal Arsenal era el mejor. Además se acordó que el área recreativa de Plumstead Common, barrio vecino de Woolwich, sería el campo adecuado para jugar como locales.

Arsenal de Woolwich.
En 1887 se jugó la primera temporada oficial de la zona. El Royal Arsenal se presentó ante el Eirth y logró su primera victoria oficial al son de seis goles a uno. Terminó la campaña con récord de siete ganados, dos empatados y dos derrotas. Ante los buenos resultados, los armeros decidieron mudarse al Manor Ground, un terreno más cercano a la fábrica y de mejor calidad.

Los triunfos siguieron cayendo del lado armamentista. En 1890 ganaron la Copa del Condado de Kent en dos modalidades: juvenil y mayor. La última la obtuvieron en la final derrotando 3 – 1 al Old Westminster frente a diez mil aficionados en Manor Ground.

Un año más tarde se mudaron a un campo más grande, cruzaron el barrio Plumstead para acomodarse en el estadio Invicta con tribunas techadas y un vestidor de calidad, y para ser más locales, cambiaron el nombre por el de Woolwich Arsenal. Ese 1891 llegó el profesionalismo al club con Jack Humble como presidente de la junta directiva. El resultado fue el campeonato en la Copa de Londres.

En 1893 llegó otro gran paso. Después de ser despreciados en años anteriores por la Primera División de la FA, finalmente la Segunda División los aceptó ante el aumento de doce a quince equipos (también se incluyó ese año al Liverpool y al Newcastle United). Ante el incremento en la renta del campo Invicta, el Arsenal de Woolwich regresó al Manor Ground y con la ayuda de los socios que entonces eran 893, preparó el campo para la división de ascenso.

La lucha en Segunda.
El cuadro de Woolwich había acumulado gran reputación en la zona gracias al nivel que mantenía en los torneos locales. También comenzaron a participar en la prestigiosa Copa FA disputada desde 1872, sin duda el torneo más espectacular del Reino Unido hasta entonces.

Los londinenses jugaron de forma mediocre en el circuito de ascenso hasta que en 1901 llegó Harry Bradshaw como entrenador a estructurar el sistema de juego. El resultado fue un cuarto lugar en la liga en su primera temporada; tercero y segundo en las dos campañas posteriores. En esta última ganaron el ascenso a la Primera División en 1904.

Su irrupción en el circuito de honor se dio con una derrota ante el Newcastle, 3 – 0 en el Manor Ground. Las siguientes temporadas pasó entre la media tabla y el fondo de la clasificación, sin superar el sexto puesto durante toda la década.

Sus resultados en la Copa FA son el mejor reflejo de las circunstancias del equipo capitalino. En 1907 alcanzó la semifinal del torneo pero cayó ante el Sheffield Wednesday, uno de los máximos campeones de la época.

En cuanto a los torneos locales, el cuadro de Woolwich peleaba con el Tottenham el prestigio de Londres, desde entonces los Spurs se convertirían en el máximo rival del Arsenal.

Entre los jugadores destacados en esta época se recuerda a Cesar Jenkyns (seleccionado galés en 1896, el primero en la historia del club), al arquero Bradsley (que marchó al Fulham en 1904) y a John Boyle, un medio defensivo de gran personalidad.

Así comenzó la historia del Arsenal, un recorrido que comenzó a brillar hasta los años treinta y que se extendería gloriosamente hasta nuestros días.



Fuente:
Publicado en Fútbol Total. Colección. Los Gigantes del Mundo. Arsenal. Bombarderos de Londres, Ed. Grupo Medios, p. 6 – 11.









Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Mercadotecnia

25 Preguntas de Economía