Reservas Naturales III

Una importante reserva de la biosfera que protege y resguarda vegetación de tipo selva húmeda perennifolia es la de Lacantún, en el estado de Chiapas. Aquí se conservan, protegen e investigan animales como el jaguar, el mono araña y el tapir, entre otros. En cuanto a la vegetación, están el cashán, la caoba y el chicozapote. Este mismo objetivo los tiene la Reserva de la Biosfera de la Michilía en Durango. Su entorno abarca bosques de coníferas y encinos, plantas que crecen en las márgenes de los ríos y pastizales. Los animales que se asocian a esta vegetación son el oso negro, el lobo mexicano, el cernícalo, etc. Hay que recordar que algunas de estas especies se encuentran en peligro de extinción. El Parque Nacional de Isla Isabel, en la costa nayarita, es un excelente ejemplo de protección, conservación e investigación de especies tanto animales como vegetales, pues cuenta con varios proyectos dirigidos por el Instituto de Ecología de la UNAM. El entorno investigado es el que corresponde a la selva húmeda perennifolia y a las dunas costeras. El Parque Marino Nacional del Sistema Arrecifal Veracruzano protege 23 arrecifes coralinos que abarcan la vegetación de dunas costeras. Esta área ha sido constantemente afectada por las actividades humanas.

Calakmul.
Del maya ca, dos, lak, adyacente, y mul, montículo: “ciudad de las pirámides gemelas”. Es una zona arqueológica localizada en Campeche. Está situada a la orilla de una extensa planicie, que bien pudo ser un lago de agua dulce. Calakmul se ha vuelto hogar de felinos como el jaguar, el ocelote, el tigrillo y el leoncillo, debido a que el ambiente está poco alterado. Hay que destacar que Calakmul no es únicamente una reserva ecológica, sino también un sitio arqueológico que al parecer fue la capital de un estado regional maya.

Arrecifes del Caribe.
Los arrecifes de coral son unas complejas redes de millones de organismo vivos, que sustentan una densidad de vida mayor que la de cualquier entorno marino. Son como jardines bajo el agua; poseen gran variedad de colorido y textura, y dependen en buena parte de la luz y del calor solar para sobrevivir. El asentamiento a flor de agua de los corales y la vida que cobijan los hace muy vulnerables, y aunque varios arrecifes coralinos existen desde mucho antes que el hombre habitara la Tierra, ahora empiezan a estar amenazados por la rapiña y la contaminación humana.

Sian Ka’an.
Esta reserva está al sur de Cancún, Quintana Roo, y comprende diversos ambientes, como bahías, selva, lagunas costeras, arrecifes, pantanos y cenotes. Algunas de sus principales especies animales son: ocelote, tigrillo, mono araña, tapir, tepezcuintle y tucán. El área de arrecife mide 110 km de longitud, y por su tamaño ocupa el segundo lugar entre los arrecifes del mundo. No sólo alberga y protege una inmensa variedad de especies de flora y fauna marina, sino que también hay en sus terrenos 23 sitios arqueológicos de las épocas clásica y postclásica de la cultura maya.

El Triunfo.
Se localiza en Jaltenango de la Paz, Chiapas, y en ella habitan especies del bosque de niebla, como el cedro y la caoba, los quetzales, pavones, jaguares y tucanes. Consta de 12 microclimas de los 19 que se registran en Chiapas, aunque prevalece el templado. Es una de las últimas regiones de bosque mesófilo de montaña que aún se encuentran en buen estado; sin embargo, este ecosistema, lo mismo que su fauna, es muy susceptible a cualquier alteración ambiental. El quetzal y el pavón dependen de la existencia de este bosque.

Río Lagartos.
Es una reserva ubicada en el estado de Yucatán que posee una gran diversidad de ambientes como dunas costeras, manglares, marismas, sabanas, petenes y selva baja seca, A excepción de la selva, en los demás ambientes anidan las aves marinas. Justamente es en la porción este de la reserva donde anidan las colonias de flamencos rosados. Además, es uno de los últimos sitios continentales donde descansan y se alimentan las aves migratorias, antes de iniciar su travesía por el Golfo de México. Es una zona dedicada exclusivamente a la investigación y el desarrollo de los recursos naturales, y su acceso está restringido a un permiso especial.

Pantanos de Centla.
Centla es una de las zonas pantanosas más bellas del estado de Tabasco. Esta área se caracteriza por su extensión de vegetación de mangle, palmas, tule, popal y dunas costeras. En cuanto a la fauna, se puede encontrar mono aullador, manatí, jaguar, ocelote, cocodrilo y una gran variedad de aves. Su clima es húmedo, con lluvias la mayor parte del año. Esta Reserva de la Biosfera no cuenta con ningún servicio público y su acceso está restringido.

Montes Azules.
Localizada en la selva Lacandona, en Chiapas, esta zona de clima tropical está regada por decenas de ríos, de los cuales el principal es el Usumancita, y poblada por árboles de maderas preciosas. La fauna del lugar es variada: mono araña, mono aullador, jaguar, tapir, cocodrilo, águila arpía y tucán. En los pantanos y palmares de esta selva se ha localizado la extraña planta lacadonia, el único vegetal superior que cuenta con un órgano reproductor masculino rodeado por múltiples órganos femeninos.


Fuente: Bancomer – Álbum de la Naturaleza de México, p. 54 – 55.

La anterior parte de este especial de Reservas Naturales la puedes leer en este enlace:










Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Mercadotecnia